¡Perros zombis! ¡Cuervos zombis! ¡¡Zombis zombis!! Yo lo siento, pero sigo pensando que lo mejor de la saga es Milla Jovovich y poquito más.

★★☆☆☆ Mediocre

Resident Evil Extincion

Milla Jovovich vuelve a las andadas, luchando contra los muertos vivientes y contra la organización Umbrella (canten conmigo: under my umbrella, ella, ella, eh, eh, eh) siguiendo donde nos quedamos en la segunda parte. La acción se sitúa en un cercano futuro post apocalíptico, con grandes paisajes desérticos, donde los zombis campan a sus anchas por todo el planeta y donde los pocos humanos no infectados que quedan intentarán sobrevivir sin que se les papeen el cerebro. La Jovovich (el quinto elemento para los amigos) va por libre, intentando huir de la malvada organización Umbrella, que intentará hacerse con su ADN para domesticar a los infectados (al parecer no les basta con sus clones).

 

La poca lógica que pudiera llegar a tener la saga se pierde definitivamente con esta tercera entrega, que nos mete de lleno en un futuro muy parecido al que ya ofrecía Mad Max, especialmente su segunda parte (paisajes desérticos, lucha por la supervivencia, donde la gasolina es uno de los bienes más preciados) con una trama que nos recuerda poderosamente a Alien 4 (donde ya se clonaba a la teniente Ripley, donde ésta ya tenía poderes sobre humanos y donde ya se intentaba domesticar a los bichos esos que en lugar de sangre tenían aguarás). Pero es que las referencias a películas en que se basa esta tercera entrega no solo no terminan aquí, sino que repasarlas todas sería una tarea ciertamente agotadora. A todo esto, nuevas caras se apuntan a la fiesta, siendo la más destacable la de Nikki de la serie Heroes (la rubia buenorra), asegurando, junto con el quinto elemento, una buena dosis de sex appeal.

 

¡Perros zombis! ¡Cuervos zombis! ¡¡Zombis zombis!! Ya se sabe que las pelis que se basan en videojuegos acostumbran a ser una castaña y también acostumbra a pasar que después de dos entregas malas la tercera no suele pasar a los anales del séptimo arte, no obstante mi profundo y marcado grado de autodestrucción a menudo me obliga a ver este tipo de películas, frente a la pantalla, como si yo mismo fuera un zombi más. Y es que al fin y al cabo eso es lo que aporta esta película: acción de hora y media para mentes vacías o para mentes con ganas de no pensar durante ese tiempo. El resultado es malo (por si no lo había dejado claro ya con anterioridad) y poco resultón, no obstante tiene ese punto de entretenimiento que consigue medio disculparla y si a eso le sumas a la Jovovich pegando saltos y con una mirada de “te voy a pegar una patada en toda la boca que te voy a reventar los piños, zombie de mierda” pues incluso pasas el rato entretenido, porque, al fin y al cabo, lo mejor que se puede decir de la película es que no aburre.

 

Lo que no acabo de entender demasiado bien son esas ganas que tienen en esta saga de colarnos siempre a un malo oficial y oficioso (recordemos que en la segunda parte estaba el Némesis cutre ese) como si no hubiera suficiente con la horda de zombis hambrientos de sangre, y que encima son menos carismáticos que un piercing en el pezón de un gordo. Y es que si a un malo cutre le sumas unos efectos especiales de dos duros (he visto mejores efectos especiales en la segunda temporada de Buffy cazavampiros) el resultado no puede ser bueno ni por mucho que te empeñes, aunque ya ha quedado claro que aquí se empeñan más bien poco.

 

Resumiedo: Yo lo siento, pero sigo pensando que lo mejor de la saga es Milla Jovovich y poquito más.

Lo mejor: No creo que se atrevan a hacer una cuarta parte.
Lo peor: El malo chungo.
publicado por Jefe Dreyfus el 18 marzo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.