El Menor de los Males es una película absolutamente lamentable, que no hay por donde cogerla, y cuyas extravagancias no tienen el más mínimo sentido, y tratar de buscarles una explicación es una completa pérdida de tiempo.

★☆☆☆☆ Pésima

El Menor De Los Males

En un mes comenzará la undécima edición del Festival de Málaga de Cine Español, y aunque parezca mentira a estas alturas, una de las películas que se presentó en la pasada edición del certmen (y que obtuvo tres premios, incluido mejor guión y actriz de reparto), aún no se había estrenado: El Menor de los Males, de Antonio Hernández.

La primera reflexión que se le viene a uno a la mente es las dificultades que tiene el cine español para poder llegar a las pantallas. Pero tras ver el film de Antonio Hernández, y experimentar una auténtica revelación mística, se entiende todo. Y es que no hay por donde agarrar una película que ni siquiera sabe lo que quiere contar ni cómo hacerlo. Además es un film muy poco honesto, que engaña al espectador y juega con él, ofreciendo los datos clave de la trama con cuentagotas y de una forma extremadamente artificiosa. El Menor de los Males es una mezcolanza de géneros en sí misma, pasando de la comedia al drama, de ahí al melodrama para ser en su tramo final una especie de thriller político. Todo ello salpicado con inexplicables y estridentes secuencias, como la del ataque inicial al personaje de Carmen Maura y sus posteriores alaridos. Algo absolutamente inconcebible, y es que no es de extrañar que después de hacer Los Borgia, a Hernández le haya dado una crisis nerviosa. Si lo peor de El Menor de los Males fuera su estrepitoso fallo en la forma aún seríamos afortunados, pero es que el guión también es lamentable. Por los actores, mejor ni preguntar, porque ninguno hace acto de presencia. Sorprende eso sí el premio a Verónica Echegui, a la que aún le queda mucho por mejorar, comenzando por su dicción.

El Menor de los Males es una película absolutamente lamentable, que no hay por donde cogerla, y cuyas extravagancias no tienen el más mínimo sentido, y tratar de buscarles una explicación es una completa pérdida de tiempo.

     

  

Lo mejor: El guión y las excentricidades de Antonio Hernández como director.
Lo peor: Aunque desaparecidos, Carmen Maura y Roberto Álvarez mantienen por lo menos el tipo.
publicado por Francisco Bellón el 16 marzo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.