Su historia no llega a atraernos a excepción de en sus minutos iniciales, en su prometedor planteamiento, en una película presuntuosa que carece de toda esa emotividad que predica.

★★☆☆☆ Mediocre

Seda (Silk)

Basada en la novela de Alessandro Baricco y protagonizada por Michael Pitt, Keira Knightley, Koji Yakusho y Alfred Molina, Seda (Silk) ha sido dirigida por el francés François Girard, del que no sabíamos nada desde El violín rojo, de 1997.

Cuando la epidemia de la enfermedad de Pébrine, la enfermedad del gusano de seda que atacó a los huevos en los criaderos europeos a mediados de 1860, se extendió a ultramar, incluso los huevos de países tan lejanos como África y la India se vieron infectados y todo el comercio europeo de seda parecía condenado a desaparecer. Para continuar con su lucrativo comercio, Baldabiou decide enviar al joven oficial militar Hervé Joncour a una peligrosa misión en Japón, separándolo durante meses de Hélène, su encantadora esposa. Allí Hervé comenzará un romance clandestino y prohibido con una misteriosa y sensual mujer.

Bastante insustancial resulta este melodrama de época, en el que la fotografía y el vestuario se convierten en el único aspecto mínimamente remarcable.

Con una trama prácticamente inexistente que divaga a lo largo de sus cien minutos de metraje entre imágenes pretendidamente bucólicas y unas interpretaciones centradas en su supuesta sugestión más que en los diálogos, Seda es un producto bastante tedioso en el que, por momentos, carece tanto de sentido como de fuerza dramática.

Sin duda alguna, tan sólo Alfred Molina merecería destacarse en cuanto al apartado interpretativo se refiere, donde Michael Pitt es incapaz de tomar las riendas de su personaje, limitándose a viajar una y otra vez a Japón y a París, y donde Keira Knightley, a pesar de realizar una labor solvente, brilla por su ausencia en un papel prácticamente terciario.

Seda, como decía, pretende sugerir más que contar, pero lo cierto es que no lo consigue en casi ningún momento, otorgando una atmósfera aparentemente onírica a toda la trama ambientada en Japón. Por desgracia, su historia no llega a atraernos a excepción de en sus minutos iniciales, en su prometedor planteamiento, en una película presuntuosa que carece de toda esa emotividad que predica.
publicado por Oscar Martínez el 14 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.