Ácida crítica al mercado cinematográfico que mezcla humor negro, violencia cartoon y expresionismo alemán.

★★★★☆ Muy Buena

Asesinatos anunciados

Rufus Butler Seder es un polifacético artista óptico de cara peculiar, ojos saltones y mirada asesina (un físico que convenientemente puede recordar al sonámbulo de El gabinete del doctor Caligari). Poco en común tiene ésta, su única aproximación al lenguaje cinematográfico, con el horror absurdo al que nos tiene acostumbrados el equipo Troma. Rodada en un sucio blanco y negro, con una puesta en escena histriónica y desenfadada, a ratos amateur pero casi siempre vanguardista, la cinta en cuestión, Screamplay (de la que mejor omitir el ridículo título con el que se distribuyó en España), se inspira en el cine mudo de los años 20, el cine negro de los 50, el expresionismo alemán, el cine de Lynch, El crepúsculo de los dioses y el cine fantástico en general. Muchos referentes, todos ellos buenos, con los que Seder compone su personal carta de amor al séptimo arte, no por ello exenta de cierta crítica al star system americano.



Su propuesta transcurre en un deprimente edificio de apartamentos de Hollywood, donde se relatan las peripecias de un joven guionista recién llegado, al que el azar ha otorgado un puesto como encargado del edificio. En este espacio, el escritor conoce a los extraños inquilinos: una actriz fracasada, un monje rockero con aires mesiánicos, un agente sin clientes y una joven Lolita aspirante a actriz. Las miserias y anhelos de estos decadentes personajes saldrán a la superfície cuando empiecen a cometerse una serie de violentos asesinatos.



Película rara donde las haya que se aleja del tipo de cine al que nos tiene acostumbrados el equipo Troma (esto es lo más parecido a una cara B de la productora). Si bien el humor, el sexo y la violencia siguen ahí, el prisma con el que se nos presentan dista mucho del de producciones salvajes como El vengador tóxico. Aquí lo que interesa es la estética, la atmósfera retro que se crea mediante decorados artificiales, los contrastes entre luces y sombras y la forma de moverse de los personajes, teatral y exagerada. Una serie de elementos que, mediante un ejercicio de estilo parecido al que hizo Robert Rodríguez en su Planet Terror (aunque con resultados muy diferentes), componen una obra de puro cine de autor friki.



El señor Seder ha cargado con la mayor parte del peso artístico (dirección, guión e interpretación) y ha puesto mucho de sí en esta ácida crítica al mercado cinematográfico, mezclando humor negro, violencia cartoon y expresionismo alemán. Edgar Allen, su alter ego en el celuloide, es un escritor con manos de asesino que más que escribir, degolla las páginas compulsivamente, y esa pasión y autenticidad se transmiten al espectador.




La frase: “¡No! Edgar es inocente, no es un asesino, ¡es un artista! Claro que tiene ganas de matar, igual que todos. Pero no asesina, ¡escribe!”

Lo mejor: Su aspecto visual.
Lo peor: La historia a ratos puede parecer trivial e ingenua.
publicado por Cecil B. Demente el 2 marzo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.