Paul Greengrass demuestra, una vez más, que se puede hacer cine de acción de calidad e inteligente, un divertimento que no se olvida facilmente, y que nos pone en el lugar de unos de los heroes de acción del siglo veintiuno.

★★★★★ Excelente

El ultimátum de Bourne

Paul Greengrass se consagra aún más en cada película que hace, es un director diferente, que dota a sus films con un ritmo excelente, siempre acompañado de su cámara en mano aportando realismo. En el Ultimatum de Bourne, lleva la película a una velocidad frenética y mete al espectador en el film, en sus persecuciones, en sus luchas y en su trama. El Caso Bourne de Doug Liman fue una revitalización del género de los espías, basado en un guión solvente, realista y con dosis de acción muy bien llevadas y argumentadas. Que tuvo su continuación en el Mito de Bourne de Paul Greengrass, excelente película, con persecuciones increibles y con un Matt Damon espectacular como en la primera parte. El Ultimatum de Bourne repite la fórmula de esta última, dándonos un film frenético, de altísima calidad, con un gran montaje, excelente score, y unas secuencias increibles.

Secuencias como el encuentro de Bourne con el periodista en el aeropuerto de Londres, o la pelea y persecución impresionante en Tánger, de lo mejor que nos llegó a nuestras pantallas en 2007. La Trilogía de Bourne, es ya una referencia en las películas de acción, su toque realista lo aleja de las películas de James Bond y similares, nos humaniza al protagonista, una persona con miedos, insegura, que no conoce su pasado y que busca preguntas en su presente. De hecho, si alguién ve Casino Royale la última película de 007, vemos cuanta es la influencia de Jason Bourne en su metraje, en las persecuciones, en la humanización de su personaje, y buscando mayor realismo.

Matt Damon es el Jason Bourne perfecto, excelente su interpretaciòn, con ese aúrea de persona con principios y bondadoso y letal cuando requiere la ocasión. En el Ultimatum de Bourne, al igual que las dos anteriores películas de la serie, esta rodeado de excelentes secundarios, como Joan Allen, David Sthathairn, Brian Cox o Julia Stiles, que tienen un peso importante en la trama y que cumplen holgadamente con sus papeles.

El montaje del Ultimatum de Bourne es su punto fuerte, no paramos ni un sólo momento, no hay respiro para Jason, todo a una velocidad increible, pero todo muy bien explicado y enlazado. Se puede tildar de simple su trama, y quizás si se analiza párrafo por párrafo del libreto de Tony Gilroy puede que así sea, pero entre la dirección de Greengrass, un Matt Damon muy carismático, un montaje de gran nivel y excelente banda sonora, ya quisiera muchísimos films ser igual de "simples".

La partitura de John Powell, es estupenda, y aunque repite el tema característico de la trilogía, lo amolda a la tensión y velocidad del film de manera notable. Es una gran banda sonora que no supera a los temas del Mito de Bourne pero sigue siendo de altura. Realmente hay pocos peros en esta cinta, simplemente que sea de un género habitualmente defenestrado por la crítica y no se le da la importacia como a otros.

Paul Greengrass demuestra, una vez más, que se puede hacer cine de acción de calidad e inteligente, un divertimento que no se olvida facilmente, y que nos pone en el lugar de unos de los heroes de acción del siglo veintiuno. Una gran adaptación de las novelas de Robert Ludlum.

Mi Puntuación: 8,5
Lo mejor: Nace una referencia en el cine de acción.
Lo peor: Los que opinarán que es un entrenamiento vacío.
publicado por Emilio Martín Luna el 17 febrero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.