No esperen ver un documental sobre los Mayas y no esperen ver una peli de acción. Verán las dos cosas, a la vez y mal contadas (y repartidas), pero notablemente bien dirigida, eso si.

★★☆☆☆ Mediocre

Apocalypto

Bueno, pues la historia va de una tribu maya, perdida en la selva en el culo del mundo hace cosa de un porrón de años, que un buen día son atacados por un grupo de gente muy mala y cabrona, con el objetivo de capturarlos para luego venderlos con fines, digamos, poco elegantes. El jefe de la tribu, actor del cual, como no conozco el nombre, a partir de ahora mismo pasaré a llamar “Ronaldinho”, se putea cosa mala e intentará escapar y buscar venganza. Todo esto, rodado en la lengua Maya (o la que sea) y, conociendo al director, no duden que la cosa estará aderezada por una buena colección de sangre y sufrimiento como le gusta al prota de Mad Max.


Personalmente, a Mel Gibson, lo prefiero más como simpático borrachín de bar que como director de cine y, a pesar de no haber visto la pasión de Cristo, uno se queda con la sensación de que el sr. Gibson siempre nos está contando la misma historia y vendiendo la misma moto: que si un pueblo oprimido, que si aparece un lider que intentará salvar a los suyos… (bueno, el hombre sin rostro no encaja demasiado bien en la definición, pero ustedes sabrán perdonármelo, al fin y al cabo solo era su primera película como director).

 

En esta ocasión vuelve a la carga, con una historia sencilla, a pesar de sus más de dos horas de duración (pero de buen ritmo, que consigue no aburrirnos), con unos referentes históricos más que dudosos (parece ser que ha cogido lo que más le ha convenido de diferentes civilizaciones para poder contar su historia como mejor le convenía; pero bueno, esto a mi me la pela de canto, que yo no pertenezco al quesito amarillo), con una ambientación que consigue que la película gane enteros y con una dirección más que correcta y efectista, todo sea dicho. Y es que no todo van a ser palos al poli loco de Arma Letal, pues como director demuestra tener la cabeza más bien amueblada que a la hora de buscar y construir la historia que nos quiere contar (aunque tampoco es que se arriesgue más de la cuenta lo cierto es que consigue meter al espectador en la selva) como ya demostró en Braveheart, asentando una sólida progresión en su corta carrera como director.

 

Resumiendo: No esperen ver un documental sobre los Mayas y no esperen ver una peli de acción. Verán las dos cosas, a la vez y mal contadas (y repartidas), pero notablemente bien dirigida, eso si.

Lo mejor: Gibson como director.
Lo peor: Parece como si Gibson siempre nos estubiera contando la misma historia.
publicado por Jefe Dreyfus el 15 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.