Primero fue la Universal, luego la Hammer, más tarde vino El jovencito Frankenstein y un año después Rocky Horror Pictures Show, los ochenta fueron de Frankenweenie y Re-animator, y en los noventa… bueno, en los noventa llegaron las putas.

★★☆☆☆ Mediocre

Frankenhooker (Frankenputa)

“Jeffrey Franken es un joven científico loco que tiene por mascota un cerebro con un ojo. Cuando un pequeño accidente doméstico descuartiza a su novia Elizabeth, su objetivo será devolverle la vida, pero para ello necesitará miembros frescos con los que componer un nuevo cuerpo. Las prostitutas del otro lado de la ciudad serán las candidatas perfectas para conseguir un cuerpo para su chica.”

Primero fue la Universal, luego la Hammer, más tarde vino la versión cómica de Mel Brooks (El jovencito Frankenstein) y un año después el musical travestido de Jim Sherman (Rocky Horror Pictures Show), en los ochenta Tim Burton hizo su versión canina (Frankenweenie) y en la misma década Brian Yuzna nos dejó una de las sagas claves del cine de terror (Re-animator), y en los noventa… bueno, en los noventa llegaron las putas. ¿Qué se puede esperar de una peli que parodia el mito de Frankenstein con semejante título? Nada bueno, seguro. Aunque la historia tiene su gracia, vean, vean…

El tal Jeffrey va a un bar llamado "Huevos Grandes" para reclutar a las putas, les dice que quiere montar una fiesta. Una vez en su piso todas se pondrán hasta el culo de drogas, él invita, es así de enrollado. Pero lo que no saben las chicas es que la droga en cuestión es una especie de “súper crack” que ha creado el doctorcito, y que es tan potente que quién se la fuma explota. “Mis pobres putas entraron ahí y explotaron”, se lamentará más tarde el chulo de las chicas.

Habrá cachos de puta esparcidos por toda la habitación. Lo bueno de eso es que Jeffrey tendrá donde elegir, para él será como ir a comprar comida al súper; éste para el carro, éste mejor lo dejo, de éste ya tengo… Incluso marcará con una “V” las partes que más le interesen y mejor le combinen.

Pero no todo le saldrá bien a nuestro querido doctor, ser recompuesta por trozos de prostitutas muertas tiene serios efectos secundarios; en cuanto Elizabeth recobra la vida pregunta: “¿Buscas compañía? ¿Tienes dinero?”.

Y hasta aquí puedo leer para no chafaros la película, tan solo comentar que tiene un final rollo broma macabra bastante divertido, pero que la peli en sí me parece un chiste demasiado alargado. De un chiste quizás se pueda rodar un corto pero no un largometraje, para eso falta más chicha, y aquí no la hay. El guión es simplón, los efectos cutres, las interpretaciones torpes y teatrales… qué os voy a contar, la peli es mala de cojones, ¿pero cuando me han oído a mí hablar de una buena peli?

La frase: “Hay quien prefiere las drogas, hay quien prefiere el alcohol, yo prefiero mi taladradora”.

publicado por Cecil B. Demente el 15 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.