Peli ideal para ver con tu pareja solos en una casa rural y cagarte de miedo, con buenas intenciones, pero con un guión que es la suma de muchas cosas ya vistas mil veces.

★★☆☆☆ Mediocre

Ellos

Poca chicha tiene para contar esta peli, con una historia un tanto sobada y pocos elementos para comentar. Una joven pareja, una profesora y un escritor (¿Dios los cría y ellos se juntan?) viven en un viejo caserón en el campo, a las afueras de la ciudad, cuando una noche (así, por las buenas, sin avisar ni nada) serán víctimas de una intrusión en su casa. ¿Quién los ataca? El mismo título lo dice todo: Ellos. A partir de aquí gritos, intriga y el típico corre, corre, que te pillo.

 

En los últimos años, las pelis de terror habían estado predominadas por dos tipos de subgéneros: el psicológico (ese que se intuye pero no se ve) tan de moda en el cine oriental, poblado de jovenzuelos pálidos que buscan camorra y el psicokiller, más de moda en Estados Unidos, poblado de jovenzuelos con acné víctimas de tios con máscaras y armas oxidadas (un servidor, puestos a escoger, se decanta más por éste último). Esta peli intenta ser una mezcla de los dos, intentando abarcar todos los campos, pero sin elementos sobrenaturales. Ya aviso que lo consigue a medias y a duras penas.

 

La peli empieza con una secuencia/susto (al estilo scream, por decir una de las muchas) donde una madre y su hija se quedan tiradas con el coche en una carretera desierta (el alarde de originalidad, como pueden comprobar, empieza ya, a un muy alto nivel). Y a pesar de que la escena en cuestión no aporta una puta mierda a la historia, lo cierto es que ya te pone en situación de lo que te vas a encontrar en la peli de, atención a esto, ¡menos de hora y cuarto de duración! (esto para ciertos directores que les mola hacer pelis de tres horas debe ser como hacer un cortometraje). Pero venga, va, al grano. Puntos a favor: Sin duda, el más logrado, el de conseguir sostener el suspense durante buena parte de su duración, una dirección práctica y eficaz, y lograr transmitir la angustia de sus protas, especialmente dentro de una vieja casa que actúa de perfecto escenario (fuera de la casa la cosa pierde bastante fuelle, volviendo a subir enteros hacia el final). Puntos en contra: la cosa está más sobada que el miembro de Nacho Vidal. A ver, los sustos están vistos mil veces, ya saben: si se oye un ruidito por allá, no hace falta ni que mire porque fijo que al malo lo tiene detrás, que si el prota no se entera y pasa una sombra por delante de la cámara, que si he oído algo y voy a ver, pero Dios me libre de coger un palo o algo, no vaya a ser que pueda llegar a defenderme… Lo que yo les decía, a medio gas.

 

Resumiendo: peli ideal para ver con tu pareja solos en una casa rural y cagarte de miedo (o con alguien que no sea tu pareja y buscar rollo), con buenas intenciones, pero con un guión que es la suma de muchas cosas ya vistas mil veces.

Lo mejor: Por momentos consigue mantener la tensión.
Lo peor: Los originalidad brilla por su ausencia.
publicado por Jefe Dreyfus el 14 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.