Destacar las interpretaciones y recriminarle quizá ciertos recursos fáciles pero, sobretodo, ensalzar la capacidad de Icíar Bollaín para realizar un cine social autóctono sin entrar en la sordidez.

★★★★☆ Muy Buena

Mataharis

Con seis nominaciones y ni un sólo galardón, Mataharis fue la gran damnificada de los Premios Goya de este año. Presentada también en el Festival de San Sebastián, en el que su directora, Icíar Bollaín, optaba a la Concha de Oro, la película ha sido protagonizada por Najwa Nimri, Nuria González, María Vázquez, Tristán Ulloa, Diego Martín, Antonio de la Torre, Fernando Cayo, Mabel Rivera, Manuel Morón y Adolfo Fernández.

Mataharis cuenta la historia de Carmen, Inés y Eva, tres detectives privadas de generaciones distintas y fuerte personalidad. Las tres están acostumbradas a irrumpir en la vida de los demás, pero las circustancias les obligan a prestar más atención en su propia vida. Mataharis es un drama sobre los problemas de cualquier relación de pareja y los dilemas laborales propios de las profesiones que manejan secretos ajenos.

Con una atmósfera que entremezcla el thriller con el drama cotidiano, Mataharis es una película que en muchos de sus aspectos podríamos considerar bastante común, pero cuyo guión e interpretaciones la hacen digna de elogio y la convierten en un producto muy a tener en cuenta.

No diré que Icíar Bollaín sea nuestro Robert Altman particular, pero bien es cierto que Mataharis contiene ciertos ecos (en fin, como tantas otras) de esa maravillosa película que lleva por título Vidas cruzadas: por un lado, tenemos una excelente narración de lo cotidiano, una historia que logra convertir lo mundanal en extraordinario, un retrato costumbrista de nuestra sociedad media actual que no se deja llevar (casi) en ningún momento por sentimentalismos baratos ni por fórmulas lacrimógenas.

Por otro, nos econtramos con una cámara tan fría y gris como el propio cielo que se cierne sobre sus protagonistas, realizando un retrato sobrio de las diferentes etapas por las que muchas parejas suelen concurrir, ya sean las infidelidades, la desidia conyugal, la soledad, los hijos… Pero, como decía, Mataharis huye de los convencionalismos y apuesta por una visión tan fría como cruda, tan próxima como dolorosa, con unos guiones notables y unas interpretaciones comedidamente soberbias, dejando entrever la verdadera calidad de ciertos actores que habitualmente encontramos encasillados en teleseries bastante insufribles.

Destacar las interpretaciones tanto de las tres actrices principales como de un genial Tristán Ulloa, recriminarle quizá ciertos recursos excesivamente fáciles pero, sobretodo, ensalzar la capacidad de Icíar Bollaín para realizar un cine social autóctono en el que los sórdidos casquetes rápidos y las bodas casposas no son motivo de alarde castizo, sino un síntoma de la decadencia de nuestra supuesta sociedad del bienestar.
publicado por Oscar Martínez el 11 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.