La gigantesca interpretación de Anamaria Marinca nos sumerge por completo en este drama, en ocasiones melodrama, de emociones, a ratos contenidas, y de planos secuencia excelentes. No me olvidaré tampoco de Vlad Ivanov.

★★★★☆ Muy Buena

4 meses, 3 semanas y 2 días

Que ganara la Palma de Oro en Cannes un film como éste es comprensible. Incluso que se hubiera llevado un Globo de Oro también. ¿Un Oscar? No lo creo. Este título tan extraño como realista es algo más que una historia sobre el aborto. También es un retrato sobre los límites de la amistad, los miedos interiores y las decisiones que estos conllevan. Pero 4 meses, 3 semanas y 2 días no es la obra maestra que algunos pretenden mostrar. El comienzo es absolutamente brillante; una fugaz, confusa e hiperrealista introducción que te prepara para lo peor con cierta, digamos, ironía, de una forma muy a flor de piel. No pretende en ningun momento ser una manipulación para crear al espectador ese neguiteo o incluso lágrimas. Quien la vea sí sentirá miedo, sí experimentará dolor interno e intenso, sí se sorprenderá en alguna escena durísima y no llorará y no se sentirá manipulado o tratado como un experimentado. Será él quien experimente esta especie de tragedia con escasos personajes, pero abismalmente descritos.

El film de Cristian Mungiu nos muestra el lado más oscuro de la personalidad humana, pero sin embargo, detrás de un telón de fondo tan habitual y ya cansino como el aborto, se esconde también una auténtica historia de supervivencia de dos compañeras, que se entrecruza con un personaje tan terrorífico como humano. Pero, ahora que lo pienso bien, en esta frenética maravilla, en sus entrañas, se encuentra un talento que bien dura bastante menos que su título. Sí, esta película es buena, muy buena, lo reconozco. Lo que ocurre, totalmente admirable y entendedor, es que Mungiu deja a cada uno que lo ve con unos sentimientos que sobrepasan los corrientes, unos sentimientos que provocan, espero que a más de uno, un profundo temor a la pérdida, ese miedo (quizás exagero) a llegar a un límite insoportable.

La gigantesca interpretación de Anamaria Marinca nos sumerge por completo en este drama, en ocasiones melodrama, de emociones, a ratos contenidas, y de planos secuencia excelentes. No me olvidaré tampoco de Vlad Ivanov, que reconstruye a un personaje tan complejo que hasta crees que puede llamar al timbre de tu casa en cualquier momento, y de la impresionante recreación de esa gris época, la de Bucarest de los 80. Sin duda, estos 4 meses, 3 semanas y 2 días son una experiencia que ya gustaría a muchos experimentar, en el sentido cinematográfico, claro. Una película realmente buena.

Lo mejor: Marinca, Ivanov y la impresionante y realista puesta en escena.
Lo peor: el tema del aborto que sirve como base, ya demasiado tratado.
publicado por Ramón Balcells el 10 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.