Consigue que queramos saber más de la perosna que de la artista, en una película donde Marion Cotillard brilla con luz propia.

★★★☆☆ Buena

La vida en rosa

Dirigida por Olivier Dahan y protagonizada por Marion Cotillard, Sylvie Testud, Pascal Greggory, Emmanuelle Seigner, Gérard Depardieu, Jean-Paul Rouve, Clotilde Courau, Jean-Pierre Martins, Catherine Allegret y Marc Barbe, La vida en rosa -cuyo título original es concretamente La Môme (La Vie en Rose)– estuvo nominada al Oso de Oro en el pasado Festival de Berlín, obtuvo el único Globo de Oro al que competía, y en estos momentos opta a tres Óscar, entre los cuales destaca el de Mejor Actriz Principal.

De los barrios bajos de París al éxito de Nueva York, la vida de Edith Piaf fue una lucha por cantar y sobrevivir, vivir y amar. Creció en medio de la pobreza, pero su voz mágica y sus apasionados romances y amistades con los grandes nombres de la época (Yves Montand, Jean Cocteau, Charles Aznavour, Marlene Dietrich, Marcel Cerdan, entre otros) hicieron de ella una estrella mundial.

Ray Charles, Johnny Cash, Beethoven… En los últimos años la industria cinematográfica ha realizado gran cantidad de biopics de famosos músicos y compositores, amén de escritores (Capote), pintores (Frida), cómicos (Man on the moon) y demás personajes populares.

Y lo que nos queda.

Lamentablemente, muchas de estas películas no destacan ni por su calidad ni por su fidelidad, además de resultar algo repetitivas, al menos, en cuanto a formato. Y la verdad es que cuando, por un lado, vi la duración de La vida en rosa, y por otro, leí las breves reseñas de prestigiosos críticos como Carlos Boyero o Jordi Costa poniendo la biografía de Edith Piaf a la altura del betún, no aguardaba demasiadas expectativas.

Por contra, y a pesar de ser plenamente consciente de que la opinión de un servidor carece completamente tanto de valor como de criterio (cosa que algunos olvidan a pesar de que puede leerse claramente en la parte superior de este blog), debo decir que La vida en rosa me ha parecido una película de notable calidad, puede que algo larga y en ocasiones aparatosa, pero que en ningún momento llega al despropósito.

Con una duración de 140 minutos, La vida en rosa narra la historia de la cantante francesa Edith Piaf, su ascenso y su caída, sus amores y frustraciones, sus sueños y pesadillas, en una película repleta de flashbacks desordenados cronológicamente que en ocasiones pueden llegar a confundirnos, pero que logra captar con maestría la compleja vida y personalidad de la cantante. Personalmente, la música francesa me la repantinfla, pero la actuación de Marion Cotillard consigue embelesarnos, anclarnos ante la pantalla, amarla y odiarla por igual queriendo saber más de semejante personaje, incluso fuera del propio ámbito artístico en el que destacó.

Como decía, su constante sucesión de flashbacks unidos a su larga duración bien pueden provocar cierto desconcierto en el espectador, pero por otro lado nos depara grandes sorpresas que, obviamente, no voy a desvelar aquí, además de reflejarse como un bello símil de la propia vida de la artista, alocada y llena de altibajos tanto emocionales como artísticos.

De este modo, La vida en rosa profundiza elegantemente en la personalidad de su protagonista relegando su carrera artística a un mero aunque predominante hilo conductor, aplicando un especial énfasis al retrato tanto de su atormentada vida amorosa, como de su constante abuso de drogas y alcohol, como de su fuerte personalidad, temática que destaca por encima de todas las anteriores, sobretodo en la fuerte ruptura interna que se produce entre la genialidad de la artista y la vulgaridad de la persona.

Vamos, que me ha gustado.
publicado por Oscar Martínez el 7 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.