Escenas de acción esporádicas, un protagonista que transmite poco y un ritmo por momentos demasiado irregular, hacen de esta una película que pretende mas de lo que termina ofreciendo.

★★☆☆☆ Mediocre

Hitman

Salvo honrosas excepciones como pudieron ser, en mi modestísima opinión, la saga de "Resident Evil" y "Tomb Rider" (y esta solo porque está Angelina y eso justifica cualquier cosa), hasta el día de hoy los intentos de llevar al cine películas basadas en famosos videojuegos no han sido muy exitosos que digamos.
Aunque seguramente se han tenido las mejores intenciones a la hora de realizar las producciones, los resultados finales alcanzados nunca consiguieron transportar a la pantalla grande la mística de los juegos originales necesaria para conquistar a los fanáticos, ni lograron redondear un producto que captara el interés del público en general como para hacer de estas cintas un genuino éxito.
Así, años atrás se realizaron intentos con juegos clásicos como "Mortal Kombat" o "Street Figther" que fracasaron estrepitosamente dando lugar a películas que realmente mejor no recordar.


Mucho mas recientemente en el tiempo, desembarcaron en las salas dos producciones basadas en los populares juegos "Doom" y "Silent Hill" las cuales, si bien mejoraron bastante el nivel, han pasado por las carteleras sin pena ni gloria.
En el caso de esta película, "Hitman", creo que lamentablemente califica para engrosar la lista de estas últimas.
La historia se centra en las actividades de un asesino implacable, casi infalible, creado mediante la manipulación genética del ADN de los criminales y asesinos mas peligrosos del mundo (como ser, no se … Charles Manson, Al Capone, Al Casaca (jojojo que chispa), Blas Giunta, el profesor Neurus, José Luis Chilavert, y otros tantos), y entrenado por una organización secreta internacional independiente conocida como "La Organización" (se ve que se gastaron toda la plata entrenando asesinos y no les quedó nada para contratar a un creativo que les invente un nombre copado), la cual no responde a ningún gobierno, ni movimiento, ni partido político, y que ofrece sus servicios (consistentes en matar gente, pasear perros y perseguir esposas infieles) al mejor postor, sea quien sea.
De la asociación de aquella ensalada de genes de maldad con esta inescrupulosa empresa surge este hombre convertido en una casi perfecta máquina de matar, rigurosamente profesional, elegante, meticuloso, frío y letal. Un hombre sin sentimientos, sin remordimientos, sin pelo, y extremadamente apegado y obsesivo con su trabajo (o sea, matar gente).

Un hombre sin nombre, conocido solo como Agente 47 (aunque ahí en la empresa los compañeros lo llamaban Cacho).
Su vida transcurría normalmente, como la de cualquier asesino implacable: un asesinato por aquí, un viaje, otro homicidio por allá, otro viaje, un degollado aquí, un envenenado allá. Nada fuera de lo común.
Sin embargo, (y por suerte porque sino la película hubiera sido aún mas aburrida), un día le es asignada una misión aparentemente tan rutinaria como cualquier otra, consistente en volarle la sabiola a un fulano así bastante importante.
El pelado, va, le pega el tiro, guarda todo y se aleja haciendo pasito de murga.
Cuando vuelve a su hotel (porque siempre para en hoteles para ser mas cool) le informan que en el cumplimiento de su misión algo parece haber fallado, con el agravante de que, además, existía el riesgo de poder ser identificado por una testigo ocasional (que casualmente está mas buena que faltar a la escuela un lunes). O sea, el mensaje fue "Che gilastrún, fijate que parece que te mandaste flor de cagada. Ahora no vas a cobrar un sope. A llorar a la Iglesia".
El 47 (Cacho) dice "No puede ser. Si yo no le erro nunca a nada" y ahí nomás para comprobarlo, con los ojos cerrados escupe una semilla de una naranja que estaba comiendo, y la emboca en un cenicero que estaba al otro lado de la habitación.



En ese momento, y gracias a sus extraordinarias facultades deductivas, desarrolladas durante los exhaustivos años de duro entrenamiento mental a los que fue sometido, pero mas que nada porque le pasaron un papelito por debajo de la puerta que decía "Sos boleta cabeza de poronga. Firmado: La Organización", se percata de que aquella última asignación había sido una trampa montada con el objetivo de eliminarlo.
Ahí el pelado se pone como loco, no solo porque le habían dicho "cabeza de poronga" sabiendo que no le gusta, sino porque además se da cuenta de que matarlo era una forma de despedirlo sin pagarle la indemnización ni las vacaciones no gozadas y eso, después de tantos años de servicio, es intolerable.

A partir de entonces, y luego de desafiliarse del SACG (Sindicato de Asesinos Creados Genéticamente) por no sentirse representado, emprenderá por su cuenta la misión de descubrir quien y por qué quiere hacerlo boleta, por qué no le quieren reconocer la antigüedad, por qué es pelado y por qué demonios no tiene nombre si no les costaba un carajo ponerle uno.

Por supuesto para lograr todo esto deberá evadir a las fuerzas policiales que lo buscan por el asuntito ese de que mató a un montón de tipos, además de tener que enfrentarse a quienes hasta hace poco tiempo eran sus "hermanos", o sea asesinos tan eficaces, fríos, letales, pelados e inexpresivos como él.
La película en si, termina siendo difícil de definir.

Obviamente es de acción, pero lo logra solo por momentos. En otros pasajes se torna lenta, y en otros es como que parece que va a arrancar con todo y se queda en el amague.

Hay muchos tiros, peleas, sangre, explosiones y todo lo que uno espera ver en una cinta de este género, pero desarrollados de una forma que no parece alcanzar para redondear una película que conforme.

Hay que reconocer que se esforzaron por incluir tomas que realmente parecen sacadas directamente del juego, especialmente aquellas en las que se ve al protagonista caminado por pasillos de hoteles y demás (y hablando de eso, el tipo camina muy raro. No se si por tratar de imitar al juego o por qué, pero parece que caminara sosteniendo una zanahoria con el culo, así todo derechito y medio fruncido), pero por lo demás, no deja de ser una cinta de tiros común y corriente con poco sustento.
En cuanto al reparto, encontramos a Timothy Olyphant en el papel principal como el Agente 47, en una labor que nunca termina de convencer. Su interpretación careció casi por completo de expresividad, de profundidad y por sobre todo de carisma, logrando que al espectador le sea bastante difícil entusiasmarse con el protagonista. Lo acompañan la hermosa Olga Kurylenko como Nika, Dougray Scott como Mike Whittier, Robert Knepper como Yuri Marklov, Urlich Thomsen como Belicof, Michael Offei como Jenkins y Henry Ian Cusik como Udre Belikof.
La película fue dirigida por Xavier Gens que tal vez debió jugar un poco mas con la Playstation antes de largarse a adaptar el juego al formato cinematográfico.

Calificación: 2 Renegados y medio (No llega a ser mala, pero buena tampoco. Un poco mas que regular estaría bien. Escenas de acción esporádicas, un protagonista que transmite poco y un ritmo por momentos demasiado irregular, hacen de esta una película que pretende mas de lo que termina ofreciendo).

Recomendaciones: Si Ud. es fanático del juego y solo quiere ver a su personaje cobrando vida en una película, vaya. Seguro que le gusta.
Si Ud. espera una película de acción violenta y vertiginosa, vaya por lo de la violencia, pero no se ilusione con lo del vértigo.
Si Ud. es de los que se deprimen porque se cree poco expresivo, vaya; vea al protagonista y encontrará consuelo.
Si Ud. es de los que laburan, y laburan, y laburan para ganarse los favores amorosos de una señorita y aún así la mayoría de las veces fracasa; vaya, y retuérsace de indignación viendo como este tipo desaprovecha cada oportunidad que se le presenta con una mina que como diría el Bambino "¡¡Esss una mannnnteca!!".
Lo mejor: Lo linda que es Olga Kurylenko.
Lo peor: La falta de carisma de Timothy Olyphant para representar al personaje principal.
publicado por Renegado el 4 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.