Aunque tiene algunos aciertos técnicos la cinta carece de alma y sentido en una historia tantas veces contada acerca de la corrupción policial

★★☆☆☆ Mediocre

Street of blood

 Un agente de la Policia de Nueva Orleáns interpretado por  Val Kilmer descubre que su compañero  ha muerto durante una ronda en medio de la devastación ocasionada recientemente por el Huracán Katrina. Piensa que su compañero podría haber sido asesinado. Después de seis años y con un nuevo compañero, es el amo de las calles en la policía controlando el tráfico de drogas y manteniendo a las pandillas en alerta constante. Los rumores de que un grupo de policías es corrupto mantienen en alerta a este héroe de la ley que quiere descubrir a los sucios que estan enlodando a su unidad. En tanto el FBI y su propia estación de policia a través de una experta, interpretada por Sharon Stone, tienen en la mira a todos.  Con estos antecedentes esta planteada la cinta de Charles Winkler, hijo del afamado producto Irwin, entrega una realización bien de principiantes con hartos movimientos de cámara que brindan sentido de nervio y profundidad con una correcta fotografía para captar los peligros de la noche pero deja totalmente despreocupado en beneficios de aspectos técnicos lo más fundamental al momento de recrear un atmósfera y credibilidad. El trabajo del grupo de actores deja mucho que desear. No se aprecia una química de parte de todo el elenco sumado a una historia tantas veces retratada como lo es la corrupción policial.  La ultilización en un inicio del famoso huracán como detonante del caos y saqueos,  que es una excelente idea pero decae y es mal aprovechada. Al final solo es una excusa para realizar un policial más del montón y eso que tiene actores como para hacer algo mas. Pero esta reunión de estrellas que están ahora en un segundo plano como Val kilmer, Sharon Stone, Michael Biehn y el rapero Curtis Jackson no hacen más que justificar dicha posición en la que se encuentran en la industria debido a la suma de errores del cual forman parte al participar en este film que por momentos decepciona mucho y ellos no se ven seguros en sus roles.  No basta con dotar técnicamente una realización como ocurre con esta, la historia y los instrumentos interpretativos deben ser elementos fundamentales para trasuntar hacia el espectador la premisa del mensaje. Dichos errores quedan evidenciados en pocos minutos y hacen que en muchos lugares el film vaya directo al Dvd, por algo será. Quizás la escena final de Val Kilmer caminando sin rumbo saliendo del galpón sea real y quedo asqueado con el resultado. Recordemos que el ha trabajado con Oliver Stone, Michael Mann y Tony Scott que si saben dotar sus cintas de carácter técnico y acertadas actuaciones, algo que acá escasean plenamente.
publicado por David Lizana el 31 julio, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.