Hacia Rutas Salvajes es una película con muchas aspiraciones filosóficas y morales que naufraga por la pedantería e inconsistencias del discurso de Sen Penn.

★★☆☆☆ Mediocre

Hacia rutas salvajes

Tras haberse hecho públicas las nominaciones a los Premios Oscar, además de hacer quinielas sobre cuáles y quiénes son los favoritos, también hay que pensar en las derrotadas. Quizás la más clara sea esta Hacia Rutas Salvajes, de Sean Penn, a la que muchos daban como una clara candidata a los Premios Oscar más importantes.

De Sean Penn hay que decir que es uno de los mejores actores del panorama actual, pero que sus incursiones en la dirección no han sido muy afortunadas. Hacia Rutas Salvajes es otra película que poder sumar a esa lista de fiascos, y es que Penn utiliza la aventura de Christopher McCandless para realizar una oda a la libertad del ser humano, a la anarquía, y a lo cruel y desalmada que puede llegar a ser la sociedad. Y lo hace sin perder en ningún momento un cierto halo filosófico-religioso que, además de pretender justificar así los actos del personaje, es de lo más pedante y pretencioso. Penn se centra más en las relaciones que va estableciendo McCandless en su aventura y hay momentos en los que deja a un lado la propia aventura en sí, y pocas veces se transmite al espectador esa lucha del ser humano contra la naturaleza salvaje. Si la historia en sí no es gran cosa, el ritmo y la forma en que está contada (¿a quién se le ocurre ir alternando fragmentos de la escena final con el resto de la narración?) la hacen aún menos atractiva. Penn también se pasa con el desmesurado metraje, y es que dos horas y media es una duración más que excesiva para una historia que se podía haber resuelto en poco más de noventa minutos. Todos los actores están correctos, aunque la nominación al Oscar de Hal Holbrook parece más un reconocimiento a toda su carrera que a su interpretación en el film.

Hacia Rutas Salvajes es una película con muchas aspiraciones filosóficas y morales que naufraga por la pedantería e inconsistencias del discurso de Sen Penn. Poco se puede salvar de un film semejante, siendo lo más destacable la fantástica dirección de fotografía de Eric Gautier.

     

  

Lo mejor: La fotografía de Eric Gautier.
Lo peor: Su excesiva duración y la pedantería del discurso de Penn.
publicado por Francisco Bellón el 29 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.