El guión de Paul Haggis es una auténtica maravilla y demuestra, de nuevo, que estamos ante uno de los mejores escritores del cine de la actualidad.

★★★★☆ Muy Buena

En el valle de Elah

Uno de los lugares comunes al hablar de cine consiste en afirmar que lo único que necesita un director para hacer una buena película a partir de un buen guión es… no meter la pata. “En el valle de Elah” (In the Valley of Elah) constituye un buen ejemplo de ese tipo de buena película.

Y es que el guión de Paul Haggis es una auténtica maravilla y demuestra, una vez más, que estamos ante uno de los mejores escritores del cine de la actualidad. Todo encaja, cada pequeño detalle aparentemente insignificante tiene su importancia en la historia y no está puesto ahí ni por casualidad ni para rellenar minutos. En apenas una par de escenas nos dibuja perfectamente a los personajes y sus motivaciones. Una gozada.

Quizás consciente de que las mayores críticas a “Crash“, injustas en mi opinión, fueron debidas a lo grandilocuente de algunas escenas, precisamente mis favoritas, aquí Haggis opta por pasar desapercibido como director y dejar que la historia transcurra frente a nuestros ojos sin llamar la atención. Demuestra con ello ser capaz de dirigir con elegancia y sin estridencias lo que, unido a su enorme capacidad como guionista, augura una de las carreras más interesantes del Hollywood actual.

Algunos estaréis pensando que me falta una patita en mi razonamiento y tenéis razón. Pese a tener los sólidos pilares de un excelente guión y una buena dirección, una película puede venirse abajo si las interpretaciones no están a la altura. A fin de cuentas son los actores los que nos trasmitirán esas emociones que el autor ha escrito para sus personajes.

En ese sentido podéis estar tranquilos porque las interpretaciones de “En el valle de Elah” están a la altura de su guión. Todos los secundarios, incluída Susan Sarandon que hace un papel menor del que esperaba pero que deja huella, están francamente bien y no podría destacar a Josh Brolin por encima de Jason Patric o de cualquier otro.

La que sí destaca sobre ellos es Charlize Theron, que sigue creciendo como actriz y le aguanta el tipo al auténtico rey de la función que no es otro que Tommy Lee Jones. El veterano actor realiza aquí una de sus mejores interpretaciones y eso, tratándose de él, es decir mucho. Sus primeros planos, sus miradas, nos sumergen en el torbellino emocional que vive su personaje. Pocos actores en el mundo pueden hacer una exhibición como la que él realiza en esta película. Sólo por él valdría la pena verla… en versión original, claro.

Dicho todo esto, me encantaría decir que todo es perfecto y rematar mi crítica diciendo que estamos ante la primera obra maestra de 2008. Pero no es así. Hay un par de detalles que no me terminan de convencer del todo. El primero es un poco ambiguo de explicar pero se resume muy fácilmente: la primera hora y algo de película me gusta y me atrapa más que la media hora final. No es que en ningún momento se haga aburrida, porque sólo con disfrutar de las actuaciones ya sería imposible aburrise, pero el final no me llega con la misma eficacia que el resto de la cinta.

El otro aspecto que no me convece del todo tiene que ver con dos escenas protagonizadas ambas por Tommy Lee Jones, relacionadas con la bandera estadounidense y que me parecen metidas con calzador con el único fin de lanzarle un mensaje al espectador. Especialmente forzada la segunda de ellas, en la que el mensaje llega a ser tan evidente que casi molesta.

Pese a ello, las virtudes superan con creces los defectos y puedo recomendar sin miedo “En el valle de Elah” como una de las primeras películas del año que “hay que ver”. Aunque sólo sea para que los que disfrutamos de “Crash” podamos confirmar el talento de Haggis y los que odiaron su anterior película puedan descubrir si le condenaron prematuramente o le van a odiar para siempre.

Valoración final: 8 sobre 10

Lo mejor: El guión y las actuaciones, especialmente la de Tommy Lee Jones.
Lo peor: Demasiadas ganas de transmitir el mensaje que hacen que éste sea excesivamente visible en algún momento.
publicado por Jeremy Fox el 24 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.