La ópera prima de Eran Kolirin ya ha conseguido muchos premios pero el premio más importante que ya ha cosechado es el de dar al espectador algo en qué pensar y una historia de la que disfrutar.

★★★★☆ Muy Buena

La banda nos visita

El viaje de una banda de músicos de la policía egipcia a Israel sirve de pretexto para narrarnos otro viaje menos concreto y más profundo: el viaje por la vida de cada uno de los personajes. Descubrimos en las experiencias de cada uno de los personajes que muchas veces nuestra historia es paralela y similar o puede servir de ayuda a otros que nos encontramos en el camino.

Perdidos en un pequeño pueblo israelí por diversos avatares del destino, la caridad de unos lugareños hacen que puedan pasar la noche bajo techo. No sucede más en la historia. Aparentemente. Porque tras esta superficie tan simple Eran Kolirin, también escritor del guión, ha sabido contar mucho más en su debut como director cinematográfico. Con la maestría del dominio de las pequeñas cosas, Kolirin nos habla de cómo estos músicos influyen y alimentan a los parroquianos, y como los lugareñs también influyen y hacen evolucionar a estos músicos. En definitiva Kolirin se centra en la riqueza de las relaciones humanas y nos obsequia con una pequeña moraleja: todo ser humano tiene algo que aportarnos.

Los actores están muy bien elegidos y bordan su interpretación, llenando de vida las frases de un guión realista y cuidado.




Kolirin ha optado por una realización sobria, sin alardes técnicos, y con abundancia de planos medios y americanos para hacer más realista y cercana esta historia. Con su estilo consigue momentos hilarantes y otros verdaderamente emotivos y tiernos.

Además resulta especialmente acertada la dura y áspera fotografía de Shai Goldman que nos obliga a profundizar en la dureza aparente de los personajes para descubrir su jardín interior. También resulta muy acertada (y en algunos momentos verdaderamente memorable) la música compuesta por Habib Shadah, que nos sumerge casi sin darnos cuenta y sin estridencias en la historia.



Sin duda se trata de una película que no debemos dejar escapar en el 2008. No sólo los espectadores son capaces de apreciar su belleza sino que la crítica y los jurados de muchos festivales ya le ha otorgado numerosos premios a esta coproducción entre Israel, Francia y EE.UU. Ha cosechado premios de la academia isrealí de cine, en Cannes se llevó el premio "Un certain regard", su director se llevó el premio a mejor director revelación en los premios europeos del cine, se ha llevado el premio a la mejor película en Tokio y en nuestro país consiguió hacerse en 52 Semana Internacional de Cine de Valladolid con el Premio a La Mejor Dirección Novel y al Mejor Guión. Sin duda no son los únicos premios que va a cosechar. Pero desde mi punto de vista, el premio más importante que ya ha cosechado es el de dar al espectador algo en qué pensar y una historia de la que disfrutar.
publicado por Luna el 21 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.