¿Saben aquello de ‘me fui de viaje a la India y me cambió la vida’? Pues eso. Aun así, eresulta entertenida, con un Jason Schwartzman en estado de gracia.

★★★☆☆ Buena

Viaje a Darjeeling

Dirigida por el controvertido Wes Anderson e interpretada por Owen Wilson, Adrien Brody, Jason Schwartzman, Anjelica Houston, Bill Murray, Amara Karan, Camilla Rutherford, Irfan Khan y Natalie Portman, Viaje a Darjeeling supone uno de los primeros estrenos en nuestras carteleras de este 2008.

En ella, Francis, Peter y Jack son tres hermanos que se han ido distanciando con el paso del tiempo y ya ni siquiera se hablan. La muerte de su padre los reúne de nuevo y de ese reencuentro surge la necesidad de volver a estrechar sus lazos familiares. Es entonces cuando Francis, el mayor de los hermanos propone un viaje en tren por la India a modo de peregrinaje espiritual. El recorrido lo harán en el Darjeeling Limited, la línea ferroviaria que recorre el país de un extremo al otro. Ya en el tren, comienzan las peleas, las disputas verbales y hasta físicas y su comportamiento llega a tal extremo que son obligados a apearse del tren. A partir de aquí, abandonados a sus propios recursos, comienza un nuevo viaje que no estaba en sus planes…

Como todas las películas de este cineasta tejano, Viaje a Darjeeling no dejará a nadie indiferente, no por tratarse de una película controvertida, ni mucho menos, sino por el propio estilo de su director; películas como Los Tenenbaums o The life aquatic han recibido ovaciones y despellejamientos por igual, y sin duda alguna lo mismo ocurrirá con ésta Viaje a Darjeeling.

Enfocada como un viaje espiritual en el que tres hermanos de clase alta vuelven a (re)unirse a través una travesía a lo largo de la India, Viaje a Darjeeling está protagonizada por tres actores tan particulares como pueden ser Owen Wilson, Adrien Brody y Jason Schwartzman, en unos peculiares roles curiosamente jerárquicos que sirven de caldo de cultivo para todo tipo de reproches, rencillas y miedos inconfesables.

Pero vayamos por partes: la película se inicia con el cortometraje a modo de prefacio que lleva por título Hotel Cheválier, interpretado por Jason Schwartzman y Natalie Portman, y que nos sirve de claro baremo para poder intuir los derroteros de Viaje a Darjeeling. De este modo, el bucólico gris de París da paso a los vívidos colores de la India servidos a travésde los curiosos planos de la cámara de Wes Anderson, quien nos muestra una suerte de viaje iniciático totalmente disparatado y pretendidamente irreverente, aunque en términos generales, y aparte de ciertos conatos de brillantez, se nos antoje algo descafeinado e intrascendente en diversos compases.

A pesar de ello, Viaje a Darjeeling no es una mala película ni mucho menos, y contiene ciertos pasajes que simplemente te hipnotizan gracias a una perenne pátina melancólica, para luego volver a un film que, por desgracia, se va diluyendo con irremediable lentitud a pesar de las más que dignas interpretaciones del trío protagonista, entre los que destaca por encima de todos, y con diferencia, un Jason Schwartzman que no deja de sorprenderme, si bien Owen Wilson es quien lleva con bastante solvencia el peso principal de la película.

Lo cierto es que Viaje a Darjeeling se le antoja a un servidor más como la vivencia personal de un turista accidental que descubre por unos días su propia felicidad en la infelicidad del resto, que un verdadero viaje existencial. La película de Wes Anderson peca quizá de grandilocuente y de cierta emotividad de andar por casa, a pesar de todo su empeño por rehuir dichas etiquetas, con lo que sus escasos noventa minutos se antojan bastante más largos de lo que en realidad son.
publicado por Oscar Martínez el 14 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.