Hay algo muy de “cine clásico” en ARRÁSTRAME AL INFIERNO, y es que es una película para ver de manera colectiva.

★★★★☆ Muy Buena

Arrástrame al Infierno (Drag me to Hell)

Es poco común que las películas actuales de terror (u horror, como es el caso que nos ocupa) sean concientes de su condición y papel dentro del cine. Es decir, que una peli sepa, que sus creadores sepan, para qué está hecha y porqué razón.

 ARRÁSTRAME AL INFIERNO es perfectamente consciente, desde su sorprendente principio hasta su genial final, de su condición de cine de evasión, palomitero y “barato”, para un público que, simplemente, los cineastas desean que disfruten como niños pequeños. 

Sam Raimi no “vuelve a sus orígenes” con ésta cinta como mucho cursi de la palabra ha intentado vendernos. No. ARRÁSTRAME AL INFIERNO es muy distinta a las primeras películas de Raimi. Desde un punto de vista cinematográfico, POSESIÓN INFERNAL o EL EJERCITO DE LAS TINIEBLAS, por ejemplo, son películas mucho mas originales y con rasgos “de autor”, cosa de la que ésta última película carece.

 ARRÁSTRAME AL INFIERNO es un artefacto de divertimento puro. Para cualquier espectador que entre al cine sin prejuicios, para los verdaderos “espectadores” que entienden el cine como lo que es, un rato de entretenimiento a cambio de un dinero que debe merecer la pena gastarse.  

La última peli de Raimi es absoluta y totalmente responsable con un público que, si no pretende analizar la película y compararla con las primeras de su director, haciéndose el interesante, disfrutará muchísimo y, en lo que dura el film, todas sus sensaciones estarán puestas en una trama que te mantiene atento desde el principio, sin ser complicada.

  La estructura es totalmente clásica, y juega con la memoria y las sensaciones físicas del espectador continuamente.  

No es exactamente una parodia del cine de horror, pero si juega con los elementos más tópicos de éste tipo de cine, y los lleva al extremo. Resultando así una historia verosímil solo dentro del cine. Es decir, ARRÁSTRAME AL INFIERNO es una película que se desarrolla dentro del mundo de las películas. Un mundo en que los personajes reaccionan no como cualquier persona reaccionaría, reaccionan de la manera más adecuada para que la película sea mejor.

  Parte de tópicos (la chica joven que pretende ascender es su trabajo, la maldición de una gitana fea,…) para evolucionar no a algo original desde el punto de vista del “qué”, si no del “como”, cosa que hoy en día no es muy original, pero que en éste caso las formas ganan por su fuerza y su inventiva. Raimi se inventa cosas muy creativas desde el punto de vista visual, algo que siempre ha sido su fuerte, pero que en éste caso trabaja sobre bases muy distintas a las de sus pelis de SPIDERMAN y sí más cercanas a las de DARKMAN o TERRORÍFICAMENTE MUERTOS, lo cual no significa que se parezca a éstas últimas, simplemente que las vincula desde un punto de vista de soluciones visuales para las escenas. 

El género de “horror”, se diferencia del “terror” por su visceralidad visual, por que el cine de horror se preocupa y se define por “mostrar” el horror sin necesidad de que el espectador pase miedo. Al contrario que el terror. Esto no quiere decir que el horror tenga que ser más fuerte, simplemente es más explicito visualmente. Y juega con tópicos mas físicos y menos espirituales. Normalmente el cine de “horror” no pretende que te sientas identificado con los personajes, todo lo contrario, te separa de ellos para que disfrutes de ese “horror” al que se debe.

  Pues teniendo éste hecho en cuenta, ARRÁSTRAME AL INFIERNO juega continuamente con imágenes y tópicos del género, reconocibles para el espectador, y los lleva a extremos que, siendo realmente extravagantes, nunca resultan ridículos. Y eso es algo muy difícil en una película de estas características, en la que hubiese sido muy fácil caer en el ridículo, en la parodia fácil de lo extremo. Pero no es así. ARRÁSTRAME AL INFIERNO cuenta una historia que es lo más importante de todo. A la que atiendes desde el principio, pero que está contada de una manera muy extrema en todos los sentidos. Y como espectador aceptas ese tono desde el principio, y lo identificas.  

Es una película divertidísima. Que se disfruta en todo momento, que va al grano, que no se anda con gilipolleces. Es puro disfrute cinematográfico. Llena de momentos que uno quiere comentar al salir, graciosa, extrema, violenta. Es un cine que no se parece nada a nada de lo que hay actualmente en las salas. Es más cercano a cierto tipo de cine de videoclub de los 90 que al cine actual.

  La peli está cargada de momentazos. De puntazos. Nunca es extrema desde el punto de vista “gore”. Ya que ARRÁSTRAME AL INFERNO es consciente de su momento. Es decir, Raimi sabe que hoy en día la sangre y visceras no funcionan tan bien como hace 15 años. Ahora funciona otra cosa. De algún modo pretende que los adolescentes actuales consumidores de un cine como CREPÚSCULO, también vayan a ver su película. Entonces el tono es distinto. Y de manera inteligentísima, acerca la película a su tiempo, pero la separa completamente de todo lo que hay ahora. Es increíble.

En lugar de sangre, algo que la gente de hoy día no acepta con risas (como hacíamos antiguamente), Raimi pone vómitos, babas, gusanos, fluidos corporales de todo tipo a cual más viscoso y asqueroso. Algo de sangre, eso si,… y un pañuelo que debería estar nominado al mejor actor secundario.

  Una cosa es cierta. Hay algo muy de “cine clásico” en ARRÁSTRAME AL INFIERNO, y es que es una película para ver de manera colectiva. La experiencia de verla solo debe ser totalmente diferente. Creo que ésta peli está hecha realmente para verla en el cine, con colegas y rodeado de gente. O alquilada en una noche que vayas a pasar entre amiguetes, con birritas y tapeo de por medio. La experiencia se acerca mucho a lo que es el cine en esencia. Esa sensación impagable de que lo que el rato que has pasado es únicamente posible en una sala de cine.
Lo mejor: Todo o casi todo. La dirección, el humor negro, los repullos, la cabra parlante, ese magnifico pañuelo,...
Lo peor: Que la gente la malinterprete y espere otro POSESIÓN INFERNAL.
publicado por Tyler el 11 agosto, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.