Un estudio de las costumbres de la clase alta neoyorkina que sirve a los directores para diseccionar una familia donde las madres no trabajadoras son incapaces de sacar tiempo para un hijo que crece en brazos de las niñeras.

★★★☆☆ Buena

The Nanny Diaries (Diario de una Niñera)

Yo que creía que iba a ver una comedia romántica y resulta que no, que los publicistas, los creadores de trailers o mis propios prejuicios, me habían engañado. Todo parecía que llevaba hasta el género: Scarlett Johansson en su versión más adorable, cuida al niño de una familia rica mientras se enamora del tío bueno de turno, en este caso Chris Evans, la Antorcha Humana de “4 Fantásticos”. Todo ello sacado de una novela usamericana escrita por mujeres, del tipo de las que parieron a Bridget Jones o las protagonistas de “Sexo en Nueva York”. Pero todo esto iba un poco más allá. Quizá no demasiado, pero sí lo suficiente como para tener a “Diarios de una nanny” más en cuenta de lo que en principio creía.

Annie Braddock acaba de licenciarse en Antropología y, a punto de zambullirse en el mundo laboral, está algo perdida. Su madre la empuja a que triunfe en la vida y se convierta en una mujer poderosa y autosuficiente, sin cometer los errores en los que ella haya podido caer y esto pasa por abandonar la utópica idea de la Antropología y entrar en el mundo de los negocios.

Por una casualidad Annie encuentra un camino fácil, que pasa por postergar cualquier decisión drástica sobre su futuro mientras desempeña un trabajo fácil y muy bien pagado, el de niñera de uno de los retoños de la típica familia adinerada del Upper East Side. Así empieza un estudio de las costumbres de la clase alta neoyorkina que sirve a los directores Shari Springer Berman y Robert Pulcini para diseccionar una familia (parece ser que) típica en esos ambientes, con madres no trabajadoras que son incapaces de sacar tiempo para un hijo que crece en brazos de las niñeras, mientras intentan contentar a un marido que divide sus intereses entre un trabajo absorbente y las amantes que van cayendo por el camino.

Así la película va discurriendo entre la comedia de situación y el drama familiar, ayudada por unos actores en absoluto estado de gracia. Laura Linney y Paul Giamatti encarnan con precisión a esa pareja desencantada con la vida, que vive de cara a la galería, discute a gritos en casa mientras exhibe la sonrisa perfecta en las fiestas de sociedad y pasa completamente de un hijo con evidentes carencias afectivas. Linney borda a la fría, elegante y neurótica Señora X y Paul Giamatti llega a dar mucho más miedo que muchos psicópatas de hacha en mano en el papel del Señor X, un tipo cínico, distante y pagado de sí mismo. Increíble la capacidad camaleónica de este actor, que se está revelando con paso firme como uno de los mejores secundarios de los últimos tiempos.

Las escenas cómicas y resultonas se van alternando con las de denuncia social de esa forma tan aséptica que sólo los usamericanos son capaces de conseguir. Tanto la protagonista, una Scarlett Johansson que se mueve bien en casi cualquier medio, como el resto de secundarios, léase el citado Chris Evans, la cantante Alicia Keys o la televisiva Donna Murphy cumplen a la perfección su cometido, haciendo que el resultado sea muy entretenido.

Así la película transcurre sin un solo pero hasta el final, donde la extraña glándula que impide a los cineastas americanos rematar un argumento con un final agridulce, vuelve a actuar. El síndrome de Walt Disney ataca de nuevo y es que parece que el espectador yanki va a sufrir convulsiones severas si una película deja algún hilo argumental sin su ansiado final feliz o si en una película de ciencia ficción o intriga se deja algo sin explicar. Así que, finalmente, todo el mundo aprende la lección y las vidas de todos transcurren por baldosas mucho más amarillas que cuando empezaron.
Lástima que no apliquen esto a la realidad.
Lo mejor: Paul Giamatti y Laura Linney, dos actores en absoluto estado de gracia.
Lo peor: Ese final típicamente dulzón que asola la cinematografía americana.
publicado por Heitor Pan el 27 diciembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.