El último hombre vivo se enfrenta a una horda de infectados y a la realidad de ser un mal remake.

★★☆☆☆ Mediocre

Soy leyenda

Imagina que una apocalipsis diezma a la humanidad y que tú eres el único ser humano que queda sobre la faz de la tierra. Ahora imagina que no estás solo del todo, que eres el único humano, sí, pero que te toca compartir espacio con una raza de vampiros mutantes, y que de día puedes campar a tus anchas, pero de noche tienes que ocutlarte de ellos, para que no te den caza.

Esta es la premisa de la novela "Soy leyenda", llevada al cine con anterioridad en 2 ocasiones, siendo posiblemente la más famosa "Omega Man", película protagonizada por Charlton Heston, titulada el castellano como "El último hombre vivo".

Podría decirse que esta película es un remake de aquella, aunque también podría decirse que es un remake de "Harry Potter", "Serpientes en el avión" o un documental sobre la alineación del Manchester United en el 98, puesto que lo único que tiene en común es que sale un tal Neville.

Un Neville que, además, está aquejado de kingpinismo, algo que choca bastante con la personalidad del protagonista de la novela, pero en fin. Si eso fuera lo peor…

En esta película los vampiros se ven sustituidos por infectados (que no zombis) enrabietados y lelos, muy distintos del rollo secta afro-setentera de la película de Charlton Heston, que se dedican a atacar de forma salvaje y en mandada, con asalto a la mansión-arsenal de Neville incluido. Mira, en esto sí se nota que es un remake de una peli de Heston, puesto que resulta tener armas hasta debajo de las alfombras.

Pero pese a que hay unas cuántas cosas que rechinan, la película consigue hacerse entretenida, hasta que al de hora y media de película, los guionistas deciden, de forma totalmente anticlimática, dar por finalizada la película, en un final de los de "quiero que me devuelvan el dinero", y una explicación de por qué la película se llama "Soy leyenda" metida con calzador, vaselina y muchos empujones.

En definitiva, que han cogido una licencia, se la han fumado, la han cambiado de ariba a abajo y con la escusa han hecho una mala película de zombis (perdón, de infectados) y se han cargado la premisa fundamental de "Soy leyenda" que no es la de "soy un negro que dispara a los zombis" sino la de "soy un monstruo y me temen aquellos a los que yo temo, puesto que para ellos, soy Leyenda".
Lo mejor: La película es un buen pasarratos que tiene sus momentos de brincos en la butaca. Y la actuación de Will Smith no es del todo mala. Al menos aquí no hace de sí mismo.
Lo peor: El final, y que es una enorme patada a la fuente de la que dice beber.
publicado por Jokin García el 25 diciembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.