“”El Fuego de la Venganza”” es, fue y será una de las mejores cintas que Tony Scott nos ha dado a lo largo de su carrera cinematográfica. Un producto de impecable calidad en todos los rubros posibles.

★★★★★ Excelente

Corría el año 1980 cuando el productor Arnon Milchan decidió comprar los derechos para la adaptación cinematográfica de la novela de A.J. Quinnell, titulada “Man On Fire”. La misma se trataba de una historia de venganza situada en Italia, con el contexto mafioso de su época, aunque el guionista Brian Helgeland desechó la posibilidad de trasladarla de esa manera a la pantalla grande, ya que la situación le parecía algo ya muy visto en el actual mundo cinematográfico. Junto con el Director Tony Scott decidieron, por el contrario, ambientar esta adaptación cinematográfica al duro contexto de los secuestros que por estos años azotan a la ciudad de México D.F., la cual tiene muy a su pesar uno de los índices más altos en el mundo con dicha problemática.

Dicho esto, el bueno de Tony Scott decidió trasladar todo su equipo de filmación a aquella ciudad para brindarnos una de las (para mí) mejores películas de venganza que he tenido la oportunidad de ver en los últimos años. Una historia que nos brinda de todo un poco. Amistad, venganza, corrupción y redención, entre otras cosas.

La historia comienza relatándonos la vida de John W. Creasy (interpretado por un extraordinario Denzel Washington), un ex soldado americano de dudoso pasado, cuya actualidad lo tiene realmente a maltraer. No sólo los sentimientos de culpa por lo hecho en sus años pasados lo atormentan a niveles insospechados, sino que literalmente ninguna de sus amistades puede quitarle sus actuales pensamientos oscuros, y mucho menos su creciente y preocupante adicción a la bebida. Sólo una niña (Dakota Fanning) podrá brindarle algo de paz a su actual vida cuando los padres de la misma lo contraten como guardaespaldas de ella, debido a que ha recibido en los últimos tiempos serias amenazas de secuestro. Pero todo volverá a fojas cero cuando un grupo de delincuentes secuestren a Lupita Ramos, desatando una espiral de violencia pocas veces visto.

Como dije en un párrafo anterior, el guión de este tremendo peliculón corrió por cuenta del experimentado Brian Helgeland (“Asesinos”, “Revancha”, “Río Místico” y la más reciente “Green Zone” de Paul Greengrass), quien tuvo la extrema habilidad de separar (literalmente hablando) la película en dos tramos bien contrastantes entre sí. Por un lado, tenemos una primera etapa (aproximadamente de unos 50 minutos) en dónde se nos relata de manera fantástica la relación entre una niña deseosa de tener amigos y de devolverle la alegría de vivir al personaje de Denzel Washington y por otro lado tenemos una segunda mitad en dónde toda la acción será volcada al servicio de la venganza y la investigación, ya que ciertas vueltas de tuerca y secretos guionísticos se irán revelando de una forma tan natural como interesante para el espectador. No hay diálogos de más, no hay escenas que uno pueda interpretar como innecesarias, ni nada que perturbe un libreto muy bien adaptado por un inspiradísimo (en este caso) Brian Helgeland.

Tony Scott fue el encargado de narrar detrás de cámaras esta gran historia de amor y venganza. El mismo venía de dar grandes filmes en los años anteriores, tales como “El Fanático”, “Marea Roja” y “Juego de Espías”, entre otras. Sin embargo, lo que Scott hizo en el narrado y armado técnico de “Hombre en Llamas” es, fue y será prácticamente insuperable. Con un manejo de cámaras envidiable (aunque comprendo que muchos lo odien), Scott hace un trabajo insuperable en los planos que decide mostrar en pantalla, como también un fenomenal sistema de montaje paralelo, el cual le permite mostrar, por ejemplo, imágenes en el comienzo de la cinta que en realidad corresponden a la parte final del metraje (de una forma muy sutil, claro está).

Por lo demás, ha sido una dirección magnífica en todo sentido, centrándose muy bien en narrar de manera muy inteligente la relación de los personajes centrales, lo cual luego le dará total y absoluta credibilidad al tremendo despliegue de acción y venganza que filmará en la segunda parte del metraje. En conclusión, una dirección excelente de un Tony Scott que por esos años se encontraba, sin lugar a dudas, en su mejor momento cinematográfico.

Y para ir finalizando la reseña de esta genial cinta, no podemos bajo ningún punto de vista dejar pasar las tremendas actuaciones de todo el elenco protagónico del filme. Dakota Fanning y Denzel Washington brindan actuaciones para el recuerdo (Dakota venía de trabajar en ese peliculón titulado “I Am Sam”) y dan una verdadera clase de cine durante los primeros cincuenta minutos de cómo interactuar en pantalla de la manera más creíble y natural posible. No hay forma de que el espectador no simpatice con ambos personajes, ya que los mismos se encuentran tan bien narrados y actuados que la verdad son dignos de todos los elogios posibles.

En definitiva, “Hombre en Llamas” es una cinta de acción que va más allá de la acción propiamente dicha. “Hombre en Llamas” es una historia de amistad, de redención y de corrupción gubernamental tan pero tan bien narrada, que poco y nada puedo agregar en estas líneas a una cinta que literalmente habla por sí sola.

Lo mejor: Las tremendas actuaciones de Dakota Fanning y de Denzel Washington y lo bien narrada que se encuentra la historia.
Lo peor: Absolutamente nada.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 28 marzo, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.