Entretenida, con alguna vuelta interesante de guión para no ser tan obvia, buenos temas tecnos/hip-hop, en fin… una diversión garantizada para los amantes de las peleas y armamento. Mucho cuero, mucha sangre y de cine en sí, hablamos otro día…

★★★☆☆ Buena

Blade II

Los cómics en celuloide ya sabemos que es un negoción. Después de las sagas de Batman, Spiderman, Superman y los X-Men, también Blade se anota en las que tienen secuelas, siendo el cazador diurno otra creación más del maestro Stan Lee, productor y capo total de la influyente Marvel Cómics (X-Men, Daredevil, Hulk, Spiderman, etc).

Blade
además de ser uno de los pocos héroes de historieta de raza negra, carece de la “debilidad” necesaria de los personajes Marvel que hace a estos interesantes. Su invulnerabilidad y omnipresencia lo emparientan más a un Terminator o Rambo que al romántico Drácula con quien tiene también puntos en común. Con Blade uno sabe de antemano que más allá de algún que otro peligro pasajero, no la van a pasar tan mal.
Orientada hacia el público de video juegos, la película aparenta estar construida simulando niveles de éstos en donde a medida que se van sorteando las dificultades, se van añadiendo rivales y armamento. En esta segunda parte Blade (Wesley Snipes) es aliado de sus enemigos para juntos tratar de vencer a Los Reapers, una nueva raza de súper vampiros que intentan destruir tanto a humanos como a los chupa sangres comunes, teniendo que detener a su líder Jared Nomak (villano bien logrado) creador de estos seres casi inmortales.

Muchas buenas escenas de acción con ritmo videoclipero y efectos especiales dignos de una superproducción de este tipo. Para los que vieron la primera no habrá muchas novedades salvo una estética más cuidada y una dirección por parte de Del Toro con más ritmo y oficio, que eleva el nivel de su predecesora. Del Toro ya juega en las ligas mayores y ama este género fantástico (Hellboy, El laberinto del fauno).

En cuanto a Wesley Snipes, es su mejor personaje de acción desde el Simon Phoenix de El Demoledor -inclusive trae algunos tics de aquel- pero que tampoco le da mucho margen para el brillo al no poder vérsele un solo gesto, estando condenado a usar lentes negros el 90% de la película y con  un enorme abrigo de cuero. Eso sí: sabemos que luce un buen estado físico y un buen corte de pelo…

Entretenida, con alguna vuelta interesante de guión para no ser tan obvia, buenos temas tecnos/hip-hop, en fin… una diversión garantizada para los amantes de las peleas y armamento. Mucho cuero, mucha sangre y de cine en sí, hablamos otro día…

publicado por JLO el 19 diciembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.