Desgraciadamente ese arrebato de originalidad en la idea no transforma el trabajo en un documental apasionante.

★★☆☆☆ Mediocre

El título y la introducción de este post imitan las intenciones provocativas del film. Desde luego la propuesta es original. Peligrosa para algunos. Muy deseada por otros. En cualquier caso, un producto que desata la curiosidad por saber cómo sería ese momento. Vamos, uno de los ingredientes que haría falta para que un film se convierta en taquillero o muy descargado por internet.

Desgraciadamente ese arrebato de originalidad en la idea no transforma el trabajo en un documental apasionante. El principal atractivo de este documental sería ver cómo queda el mundo tras el asesinato del presidente más burro y poderoso del momento. Pero se dedica en exclusiva a inventarse una teoría de quién es el asesino.

El cine americano ha dado un vuelco significativo a la hora de buscar enemigos en sus conspiraciones y guerras. Si antes eran los Stallones y Schwarzzeneggers los que mataban irakíes y demás etnias que odiaban América, ahora los malos están siempre en casa. Algún traidor. Algún loco que se considera patriota. Algún inconsciente que entrena a bárbaros que luego atentan contra ellos.

El documental se alimenta y cierra en base a la figura del presidente Bush: su asesino es un soldado que volvió traumatizado de la guerra de Irak y quería ajustarle las cuentas al culpable. Sin embargo, como los servicios de inteligencia americanos no son tan inteligentes, culpan a un musulmán con un pasado algo oscuro del asesinato del presidente.

El principal atractivo para este documental serían las repercusiones de ese asesinato en USA y en el mundo. ¿Cesaría o seguiría la guerra de Irak? ¿Se ampliaría a otros paises? ¿Cómo afectaría al resto del mundo? ¿Honrarían y ensalzarían los americanos a un Bush asesinado cual Kennedy? Este documental no se moja y no da respuesta a ninguna de esas preguntas. Una lástima.

publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 19 diciembre, 2007

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.