Soy Leyenda es el nuevo producto-espectáculo que ofrece Hollywood para ganar la batalla en la taquilla navideña, pero a pesar de su buen inicio, resulta ser una película previsible y de lo más soporífera.

★★☆☆☆ Mediocre

Soy leyenda

Se acercan las fiestas navideñas, y si no fuera suficiente con el constante bombardeo de anuncios, el bullicio que se crea día si y día también en las zonas comerciales, y la iluminación nocturna de cada ciudad, a la cartelera llegan cual plaga las grandes apuestas hollywoodienses por la taquilla.

Tras los fracasos (siempre hablando en lenguaje hollywoodiense) de Beowulf y La Brújula Dorada, nos llega Soy Leyenda, en la que se nos presenta a Will Smith como el último ser humano vivo sobre la faz de la Tierra. Con un planteamiento tan alentador, en el que hasta el cine de catástrofes pasa ya por nuestro país (aunque sólo sea la aparición de un Madrid devastado en un cartel de Soy Leyenda en los cines de Seúl), arranca una película no apta para los más acérrimos detractores de Will Smith, ya que éste aparece en la práctica totalidad de los fotogramas. En honor a la verdad, el film tiene unos primeros minutos que enganchan por su intensidad, en buena medida gracias a lo bien rodados que están los planos de una desangelada ciudad de Nueva York. Desgraciadamente, la intensidad va decayendo a medida que la historia se vuelve monótona y repetitiva, y es que tener como protagonista al último hombre vivo del planeta no da mucho juego para un film de entretenimiento. Y en el momento en el que aparecen los infectados, por la pantalla desfilan una serie de persecuciones y tiroteos varios que sólo provocarán sobresaltar a aquellos espectadores que hubieran caido víctimas del soporífero espectáculo. Todo ello desemboca en un final lleno de moralidad americana y con un marcado acento religioso.

Soy Leyenda es el nuevo producto-espectáculo que ofrece Hollywood para ganar la batalla en la taquilla navideña, pero a pesar de su buen inicio, resulta ser una película previsible y de lo más soporífera. Ideal para pasar una tarde calentita en el cine y echarse una buena siesta a la salud de un sufrido Will Smith.

     

     

  

Lo mejor: Los primeros minutos de la película.
Lo peor: El final.
publicado por Francisco Bellón el 18 diciembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.