Uno de mis libros favoritos de siempre llega a las pantallas. No es un desastre absoluto, pero casi.

★★☆☆☆ Mediocre

Soy leyenda

Más parecida a The Omega man que al relato original de Richard Matheson, Soy Leyenda es una olvidable puesta al día que se salta a la ligera la obra original para que su director, Francis Lawrence (que prepara una versión shaolín de Blancanieves y los siete enanitos, GLUPS) aporte detalles cool (o eso piensan él y el señor Warner) y el resultado sea lo suficientemente irregular como para olvidarte de la película cuando estás en el metro.

Robert Neville es el único superviviente del planeta. Un virus ha acabado con la raza humana y los que no han muerto ahora son vampiros (digitales, ¿por qué? ¿Qué hay de Rob Bottin, Tom Savini o Greg Nicotero? ¿No sirven?!!!)

Neville fue un brillante científico que trabajó en el virus y ahora es inmune y pasa el tiempo con su perra Sam, “alquilando” pelis en el videoclub y haciendo flexiones. También busca una cura, claro.


Con un arranque interesante (Neville cazando en plena gran manzana) y un flashback innecesario que para más inri divide en tres segmentos (el tercero es de traca, es para repetir un plano de Smith llorando) la película olvida el ambiente original, autodestructivo y decadente, para poder meter (con el calzador más grande que he visto en mi vida) dos o tres secuencias de acción y algún susto imposible de ignorar, más que nada por el volumen.


Y ahora un par de apuntes para sacaros a Matheson de la cabeza antes de entrar al cine. La novela arranca tal que así: En aquellos días nublados, Robert Neville no podía saber cuándo se ponía el sol, y a veces ellos ya estaban en las calles antes de que él regresara

En la película, Neville tiene alarmas que le avisan cuando se pone el sol para poder “forrar” bien las ventanas de casa.


Otra: Era un hombre alto, de treinta y seis años de edad, de ascendencia inglesa y alemana… y los ojos azules y brillantes


Es El Príncipe de Bel Air. Y tiene una perra. Han cambiado el sexo de la mascota y la raza del protagonista, salvo que ahora venga aquí el gañán de Dennis Hopper y me suelte la historia de las berenjenas.


Buenos planos de la ciudad desierta, lo mejor de la peli y poco más para un intento fallido de querer hacer algo “sesudo pero taquillero” porque, no nos engañemos, la película tampoco parece ser un vehículo para masas una vez vista la resolución de la trama, ¿o si?

Lo mejor: Los primeros veinte minutos, que no dure más de noventa y los planos de la ciudad. La novela.
Lo peor: Es casi un remake de la de Charlton Heston que una nueva adaptación de la novela. El flashback y el momento Shrek.
publicado por Kiko de España el 13 diciembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.