El director italiano Daniele Luchetti construye con mano firme y ayudado por sólidas actuaciones, tanto una crítica del fanatismo ideológico como la aventura vital de unos adolescentes perdidos en una marea de ideas imperfectas.

★★★★☆ Muy Buena

Mi Hermano Es Hijo Único

¿Cuáles son las motivaciones que llevan a un chaval adolescente, cuando su visión del mundo aún no está del todo formada (quizá nunca lleguemos a formarla del todo) a tomar cierta conciencia política y elegir unos ideales? La familia, el entorno, los amigos, sus experiencias, el propio carácter del chaval… todos estos factores unidos puede darnos el germen del radicalismo hacia cualquiera de los bandos posibles, una posición moderada o incluso un ideario apolítico. Pues esto es lo que trata de poner sobre el tapete el director italiano Daniele Luchetti en “Mi hermano es hijo único”, construyendo con mano firme y ayudado por sólidas actuaciones, tanto una crítica del fanatismo ideológico como la aventura vital de unos adolescentes perdidos en una marea de ideas imperfectas.

En la Italia de los años 60, en una familia proletaria y humilde, Accio, el pequeño de tres hermanos, trata de encontrar su sitio. Cuando ingresa en el seminario parece haber dado respuesta a sus preguntas pero, las incoherencias de profesores y sacerdotes y las ideas de su hermano, comunista convencido, harán que se replantee el camino y que tome nuevas direcciones.

La mala relación con sus padres y hermanos hará que la amistad con un comerciante del barrio empiece a influir en su forma de pensar, ya que este ser ajeno a su día a día es todo lo contrario de lo que ve en su familia. Esta evolución lo llevará a afiliarse al partido fascista italiano, volviendo mucho más tensas sus relaciones familiares, en donde el activismo y las ideas de su hermano lo convierten en una especie de héroe.

“Mi hermano es hijo único” nos conduce por la vida de este chaval, mostrándonos sus primeros amores, su relación de amor-odio con su hermano mayor, sus desilusiones y, en definitiva, una buena parte de su experiencia vital y como ésta influye en su ideario político y social.

Luchetti trata de no posicionarse en ningún momento, sin demonizar a seguidores de ninguno de los partidos ni encumbrar a otros, sino tratando de mostrar la incoherencia propia del ser humano, las bondades y defectos de cada uno de los grupos en los que Accio se encuentra. Ese distanciamiento de lo que envuelve al protagonista y la neutralidad con la que se intenta filmar es uno de los aspectos que más me gustó de una película que intenta que sea el público el que tome partido (o no). Luchetti se convierte así en la antitesis del cine documental de Michael Moore, que toma partido desde el inicio e intenta transmitir sus ideas a través de la pantalla.

La propuesta funciona en gran medida gracias a interpretaciones cercanas y totalmente carentes de excesos, acercando la película al documental, como si estuviésemos filmando con cámara oculta a una familia de nuestro propio barrio, con sus miserias y sus sueños. El actor protagonista, Elio Germano, lleva el peso de gran parte de la película de forma casi perfecta, con una naturalidad increíble convirtiendo a su personaje en alguien cercano, en un vecino de toda la vida casi desde el principio.

La única pega que le encuentro es la excesiva ambición del guión, intentando situar a Accio en todas las situaciones posibles para plantear un debate completo. Esto provoca que hacia el final del metraje todo se atropelle un poco, deslizándonos hacia un final esperanzador y casi onírico, pero ligeramente precipitado.

No está mal algo de cine social de vez en cuando entre brújulas doradas, guerreros épicos y magos adolescentes para desoxidar neuronas que, en buena parte de las películas, llevamos con el piloto automático.

Lo mejor: El distanciamiento de la cámara, que lleva al espectador a adoptar su propia postura.
Lo peor: Un final algo atropellado por causa de un guión que quiere contar demasiadas cosas.
publicado por Heitor Pan el 13 diciembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.