La historia de la princesa Giselle es algo así como la versión de Barbie y Ken, un mundo penetrable y entendible al ciento por ciento por las creadas a través de la costilla de Adam.

★★★☆☆ Buena

Encantada: La Historia de Giselle

Lo novedoso e indiscutiblemente original del filme está en la forma como se trasmutan estos seres inanimados a nuestra realidad, utilizando a Nueva York como escenario, que por cierto este año ha sido el espacio de varias películas como Bee Movie, El Ultimátum de Bourne, Duro de Matar 4 entre otras, con una historia bastante poderosa con la que además de divertir y trasnportarnos a un mundo mágico plantado en el nuestro, pretende reseñar la inocencia perdida, la crudeza y afanes de nuestra realidad para entregarnos un mensaje de conciliación y amor. Y es que a pesar de transformar estos personajes de cuentos de hadas a personajes de carne y hueso, la magia se conserva y se vuelve una mezcla de realismo y fantasía entre dos mundos totalmente diferentes. Lo hostil se combina con los sentimientos afectuosos y puros de estos seres. Quien interpreta a la princesa Giselle, estamos hablando de la actríz Amy Adams, hace un papel realmente convincente y encantador que a mi modo de ver se lleva todos los créditos de esta cinta. Sin duda, una elección acertadísima del director y que además confirma porqué ha sido tan aclamada y premiada por diversas asociaciones de críticos de cine en los Estados Unidos. En especial la destaco a ella, pues los demás poco y algunos nada me gustaron como el caso de James Mardsen quien interpreta al príncipe Edward. Aunque algunos destacan la actuación de Susan Sarandon quien interpreta a la malvada Narizza, una bruja que sobresale más por su modernismo en cuanto maquillaje y vestuario que realmente me gustaron, que por su interpretación, ya que Sarandon goza de poco parlamento en la cinta. En esta ocasión el personaje malvado queda lejos de ser una bruja fea de los cuentos de hadas más macabros y su caracterización en esta ocasión se reconforta con este personaje, haciéndolo lucir agradable y hasta bonito.

Otro de los trabajos del director, Kevin Lima con esta su cuarta película animada y de Disney, fue la de lograr el balance apropiado entre los diversos géneros en los que Encantada transita: comedia romántica, comedia dramática, animación y musical. Todos estos ingredientes con un ritmo ágill y sostenido que consigue mantener expectante y entretenido al público en este viaje mágico.

Pero, Encantada resulta ser una película absolutamente blanca y tierna que se vuelva digna y limitada para ser vista y admirada por las seguidoras femeninas de Disney. Estas características son llevadas a tal extremo, que realmente creo puede llegar a fastidiar a su audiencia masculina tanto infantil como adulta. La historia de la princesa Giselle es algo así como la versión de Barbie y Ken, un mundo penetrable y entendible al ciento por ciento por las creadas a través de la costilla de Adam. Al respecto, los lectores me darán o quitarán la razón con sus comentariosl.

Aunque no ha sido de mi total agrado, lo cierto es que esta película convertida más en un homenaje del ayer, ha logrado recaudar un poco más de 105 millones de dólares en sus casi 3 semanas de cartelera con un presupuesto no determinado.
Lo mejor: Lo poderoso de su historia.
Lo peor: La exagerada ternura de la pelicula y las actuaciones de Patrick Dempsey (Robert Phillip), James Marsden (príncipe Edward)
publicado por Sandra Ríos el 12 diciembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.