Interesante film de Paul Auster, mal recibida por la crítica en el pasado Festival de cine internacional de Donostia 2007.

★★★☆☆ Buena

La vida interior de Martin Frost

"Martin Frost, un escritor de éxito, acaba de publicar un libro cuando decide retirarse a una casa de campo por un tiempo. Al despertarse la primera mañana, Frost descubre sorprendido a una misteriosa y deslumbrante mujer tumbada a su lado.

Fascinado con su belleza e inteligencia, Martin se apasiona profundamente por ella y piensa que se ha encontrado con su musa que le va a ayudar a escribir su mejor novela.

¿Quién es esta mujer misteriosa que tan bien conoce su vida y su obra? ¿Será una musa real? ¿Será una imaginación suya? ¿Es ella un fantasma que se ha deslizado en la vida privada de Martin Frost?"

Excelente idea de Paul Auster, que no consigue del todo su perfecta traslación a la pantalla. El film no fue bien recibido por parte de la crítica del Festival Internacional de cine de Donostia 2007, pero a mi sí me gustó bastante y durante los primeros cincuenta minutos o así, me pareció simplemente maravillosa.

Creo que, durante ese metraje, Auster consigue narrar de forma bellísima, una emotiva y tierna historia de amor entre un escritor en busca de su obra y una bella y enigmática desconocida, que se le cuela en la casa de unos amigos que se le han prestado para alejarse del mundanal ruido y escribir tranquilo.

Con sólo dos personajes, y gracias a unos sencillos y claros diálogos, amén de inteligentes silencios, el relato fluye con facilidad, impregnando al espectador de sensaciones purificadoras, donde el amor sin condiciones trata de vencer a los miedos y temores de secretos inconfesables.

Los dos personajes se nos hacen cercanos y simpáticos, muy agradables y entrañables, a pesar de que ella no se sabe bien quién es y para qué ha ido allí. Esta intriga, por así llamarla, resulta atractiva y el interés se mantiene.

Sin embargo, de repente, cuando los datos comienzan a esclarecer el misterio, la magia del film decae notablemente, a pesar de la aparición en escena de un tercer personaje, un experto en fontanería e instalaciones caseras, muy divertido y con mucha sorna.

Gracias a este singular personaje nos reímos ante sus estrambóticas ideas literarias, pero también asistimos a una caída de ritmo e intensidad dramática, que se magnifica con la aparición del cuarto personaje, interpretado por la propia hija de Auster, Sophie. Una bella joven, con una voz preciosa, pero que francamente no aporta nada a la historia, dando la impresión de ser un bello objeto decorativo para solaz de su padre.
Así, de paso, la da a conocer.

Con todo, creo que es una película estimable, aunque ciertamente va de más a menos. Pero el cómputo final general considero que es positivo. Ahora bien, de todos los críticos con los que hablé del film, solo a dos les había convencido. Así que…

Lo mejor: La idea de Auster y la primera media hora.
Lo peor: Su parte final, que baja en intensidad y evocación.
publicado por Iñaki Bilbao el 6 diciembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.