Ninguna gracia y ningún interés este cóctel disneliano para las fiestas navideñas.

★★☆☆☆ Mediocre

Encantada: La Historia de Giselle

uando los personajes animados se escapaban de sus mundos de ficción y desembarcaban en Londres la cosa era mucho más entretenida. Mary Poppins o la Bruja Novata consiguieron que cantar o hablar con animales de dos dimensiones no sólo fuera normal si no que estuviera muy bien visto. Pero Giselle,… ¡Oh! Eso es otra historia.

Después de meditar sobre esta película tan tremendamente aburrida y tonta he decidido entretenerme con la fantasía del príncipe encantado (no el teatrero James Marsden que está de moda tras Hairspray) si no con Patrick Dempsey ¿Qué anima a tremendo señor a meterse en la última producción de la Disney? Espero que sea por el gusto de compartir cartel con la Sarandon (otra que parece perdida en este sin sentido) o eso de que sus pequeños que acaban de venir al mundo (gemelos le han tocado al pobre) puedan ver pronto las pelis de su papa con orgullo pero no acabo de ver la justificación a tamaño petardo. Del resto del reparto… Amy Adams no tienen ninguna gracia; Idina Mendez que canta como Dios (protagonista de musicales de Broadway y del West End como Rent o Wicked) no tiene ni una escena de canto; Timothy Spall que se ha quedado con cara de Colagusano hasta que se muera de viejo…¡un sinsentido!

Ninguna gracia y ningún interés este cóctel disneliano para las fiestas navideñas. Muchos niños encantados con los efectos especiales y que poco saben de las cintas míticas de Disney que Encantada, La Historia de Giselle plagia con impunidad y poco tino, y sus padres haciéndose cruces sobre lo mal que madura el cine infantil en el siglo XXI.

Lo mejor: Te puedes entretener en buscar el cuento al que plagian en cada escena.
Lo peor: Ninguna frescura para el público adulto.
publicado por Ana Belén Pacheco el 30 noviembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.