De Niro, no pasa la prueba en esta película, pues tenía muchos herramientas a su favor para haber sacado adelante un muy, pero muy buen filme.

★★☆☆☆ Mediocre

El buen pastor

Tengo una dualidad respecto a este filme. Me parece algo cruel tildarla de regular, pero no me siento tan convencida de calificarla buena. La segunda película dirigida por Robert De Niro, después de “Una Historia del Bronx” en el año de 1993, cuenta la historia de los inicios de la CIA, como también los liga a la famosa secta “Skull and Bones”, cuyos miembros son la crema innata de la aristocracia norteamericana, aquellos que manejan las riendas de ese país y el mundo entero, estudiantes de la famosa universidad de Yale y que según cuentan, pertenece toda la descendencia de la familia Bush; de hecho, este fue uno de los aspectos más difíciles, a la hora de llevar a cabo el filme, pues como secta oculta que es, no permitieron a la producción ni siquiera tomar fotos en las afueras del adorado claustro.

Desde los años noventa comenzó De Niro a documentarse para llevar a cabo esta cinta. Apasionado por el tema de los espías, la política y como Estados Unidos maneja una cultura secreta y poderosa a la hora de guardar información; se interesó por estos personajes ocultos, siniestros y leales a su institución y sobre todo, los alcances que llegan a tener, incluso a costa de su vida personal. En medio de su búsqueda conoció a Milton Bearden un espía jubilado de la CIA, escritor de diversos libros sobre este tema. Él se convirtió en pieza clave a la hora de ejecutar la cinta; tanto así, que llevó a De Niro a recorrer diversas ciudades de Asia y Europa para ilustrar vividamente y develar algunos secretos.

Todo esto que les he contado y el tiempo de documentación que le tomó a De Niro elaborar “El Buen Pastor”, fue lo que a mi parecer, dio como resultado una película demasiado densa y compleja, así lo confirman sus casi tres horas de duración (2:47). De ahí puedo enumerarles varios hechos desafortunados para un filme con buena idea o temática. La película está cargada de muchos “flashbacks”, algunos innecesarios, aparte, cada suceso es cuidado tan detalladamente que su trasegar es “exageradamente” lento. Este aspecto es el que más se destaca en la película; ese vacío en el ritmo. Un filme, tan denso y complejo, cargado de flashbacks y de tanta duración, debió reservar una buena cuota de escenas con más acción o emoción. La historia es tan fría y calculadora que a la vez se vuelve cansona y pesada de asimilar.

No critico al reparto, que de lujo si me parece. Dammon, Jolie, De Niro y los demás cumplen su cuota en la cinta, de no haber sido así, hubiese resultado mucho peor. No le doy a su reparto mayor trascendencia, pues me resulta inevitable basarme más en la intención de la película, en su idea y la forma como fue llevada a cabo. Resumiéndoles, De Niro, no pasa la prueba en esta película, pues tenía muchos herramientas a su favor para haber sacado adelante un muy, pero muy buen filme. El problema fue entonces como El Buen Pastor fue llevado a cabo. Supongo entonces el conflicto que representó para él y su guionista a la hora de elaborar el guión, lograr una cinta bien resumida, sintetizada y redonda, de un temática real con personajes inventados.
Lo mejor: Su idea original.
Lo peor: Su ritmo y duración.
publicado por Sandra Ríos el 29 noviembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.