Buena película del mismo creador que “”Heidi”” y “”Marco””, pero completamente distinta en su inmenso dramatismo.

★★★☆☆ Buena

La tumba de las luciérnagas

Drama de padre y muy Sr. mío, que se aleja demasiado del cine de animación para niños, hasta el punto de estar calificada para mayores de trece años.
Está realizado por el mismo hombre que nos deleitó (y también empachó bastante), siendo niños (a los que tenemos ciertos años, claro) con "Heidi" y "Marco", pero el espíritu del filme es completamente distinto, al menos en su fondo.

Es así, pues las extremas condiciones de vida de unos seres humanos necesitados de todo, durante la contienda mundial, están expuestas de forma clara y dura. Con retazos de poesía y lirismo, como la escena en la que los dos hermanos contemplan la luz que desprenden las luciérnagas por la noche, dentro del cobijo en el que se han instalado, pero sin ahorrar escenas de gran dramatismo.

Los dibujos son preciosos aunque existe ese estatismo en los trazos lejanos, tan común a la animación nipona. Pero los diálogos son acertados y los diversos avatares de los dos personajes principales están expuestos con singular claridad, empleándose para ello un ritmo acertado, pausado, pero nunca lento.

Bonita música y una gran tristeza que engloba esta cruel historia, real como la vida misma.

Lo mejor: La historia y resolución.
Lo peor: Algunas caídas de ritmo.
publicado por Iñaki Bilbao el 24 noviembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.