Promete mucho más, se queda en mucho menos, aunque si, siembra unas bases de lo que podría ser el cine político de este milenio.

★★☆☆☆ Mediocre

Leones por Corderos

Gracias a un sorteo en el que solo participé yo, y solo gané yo (Gracias Miles & Mary al 50%, que bien se que me leéis) fuimos a ver esta película, que sinceramente, esperaba con cierta impaciencia y que, una vez más, tras su visionado, me dejo bastante frío, y es que, tras el prometedor inicio de la misma, Reford, solo consigue arañar suavemente la superficie del conflicto, un conflicto que USA debería empezar a asumir como "perdido" y, al igual que Vietnam en su momento, no ser el puñetero ombligo del mundo, y ver, aunque con cierta decepción, como algunas veces ir con la S de Superman al pecho, solo sucede en el cine.
Tras esta mini-reflexión, en voz alta; los que me conocéis (y aquí me vuelvo a apoyar en algo que Mary me dijo ayer), bien sabéis que soy MUY poco amigo de polémicas y que tal vez, soy la persona del mundo que menos aparenta ser lo que soy, o pensar como pienso , pero, a mis casi 31 primaveras es un poco tarde ya para cambiar ¿no? Y es que, (y sé que me repito), en la cinta de Reford, se aplican todos los posibles clichés de la historia, exagerados en algunos momentos, y aburridos en otros (la verbigracia del personaje de Cruise llega a causar bostezos en la platea), y, quitando un par de detalles (el papel de los soldados) y que todos los textos de la película aparecen en castellano (benditos montajes, ojala esto se repita en el cine a partir de esta película…), el resto de la cinta, aunque excelentemente bien encaminada, se queda en un soso experimento que, podría haber salido un poquito mejor, pero que parece que, como dijo Valdano, alguien ha sentido a la hora del rodaje "miedo escénico"…

Es una lástima que un reparto tan compacto, sólidamente bien construido, y llevado bajo la batuta de Robert R. se pierda en esos clichés que antes he dicho, y que, cuando parece que uno va a entrar en una diatriba sobre la guerra de Iraq y sobre este batallón de intereses creados por Tito Bush y sus secuaces, la cinta, frene tanto en seco, que acabe dejando a los espectadores estupefactos y boquiabiertos en la platea.

Resumiendo, promete mucho más, se queda en mucho menos, aunque si, siembra unas bases de lo que podría ser el cine político de este milenio.
Lo mejor: El plantel de Actores
Lo peor: Reford le entra el regomeyo y no consigue ahondar nada más que en la superficie del conflicto.
publicado por Rafa Ferrer el 18 noviembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.