Los protagonistas son tan humanos y se hacen querer tanto que su historia conmueve profundamente y no deja indiferente a nadie.

★★★★★ Excelente

La tumba de las luciérnagas

La Tumba de las Luciérnagas fue dirigida en 1988 por Isao Takahata, autor de las famosas series Marco y Heidi, Takahata es un personaje importante dentro del mundo de la animación japonesa, habiendo fundado junto a Hayao Miyazaki el Studio Ghibli, del que han salido obras maestras como el Viaje de Chihiro, La Princesa Mononoke o Nausicaa.

Está basada en una novela de Akiyuki Nosaka, que se inspiró en sus propias experiencias, ya que tuvo una madre enferma y una hermana pequeña que murió de malnutrición durante la guerra.

La Tumba de las Luciérnagas cuenta la dura y trágica historia del joven Seita, de 14 años y su pequeña hermana Setsuko, de 5, hijos de un oficial de la marina japonesa. Durante la Segunda Guerra Mundial, su madre muere tras un bombardeo y, después de una breve estancia en casa de su tía, donde no son bien recibidos, ambos se quedarán sin casa teniendo que refugiarse en una cueva, en una época donde la comida y la ayuda escasean.

Es una historia de supervivencia en condiciones extremas, un retrato de las miserias humanas en tiempos de guerra. Los protagonistas son tan humanos y se hacen querer tanto que su historia conmueve profundamente y no deja indiferente a nadie.

Es una película bella a la vez que trágica, su belleza está en escenas realmente conmovedoras como la de la cueva iluminada por luciérnagas o las del principio, cuando, tras la muerte de Seita narrada por él mismo, aparece Setsuko de la vieja lata de caramelos y su hermano le da la mano. (Viendo la película por segunda vez esta escena se entiende mejor)

El cine de animación japonés es probablemente el mejor que existe, desde hace décadas se vienen haciendo verdaderas obras de arte que están empezando a ser apreciadas en occidente ahora, son películas con un trasfondo muy profundo y humano, a veces son dramáticas, como ésta o más ligeras como Mi Vecino Totoro de Miyazaki, pero siempre merece la pena verlas, no solo por su belleza sino también por su mensaje y contenido pacifista, feminista o ecologista, como la Princesa Mononoke, en la que se encuentran los tres.

Lo mejor: Las escenas con las luciérnagas.
Lo peor: Que no es una historia de ficción.
publicado por Patricia Pérez el 16 noviembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.