De 100 a 0 en 50 minutos. Zombie no se atreve a partir del ecuador. Una pena porque la primera mitad del film (hasta que concentra el original en cincuenta eternos minutos finales) nos hacía esperar lo mejor. Pero no.

★★☆☆☆ Mediocre

Halloween El Origen

Me desencanta el retromake de Zombie del clásico de Carpenter. Empecemos por el principio. La noche de Halloween era una peliculita de género que duraba noventa minutos y Halloween es un producto Dimension que dura veinte minutos más. Hasta ahí, y salvo por lo de producto Dimension, más o menos bien.

El problema que encuentro en la peli, siempre desde mi punto de vista (adoración extrema a Carpenter, si, pero también mucho respeto a Zombie y a sus dos películas anteriores) es la partición tan brutal a la que está sometida.

La primera de las dos partes se centra en la infancia White trash de Michael Myers, donde es güarra hasta la fotografía. Zombie desmitifica al espectro acercándonos a su día a día entre mascotas a punto de ser ejecutadas, abusos, malos tratos y absoluta ausencia de cariño y tacto, solo algún mimo de una madre que intenta serlo lo mejor posible pero que trabaja en un night club, que vive con un borracho hijo de puta y que es objeto de burla por los compañeros de colegio de su hijo. Ya digo, personajes habituales (y actores) en el cine de Zombie que parece va a dar en el clavo con el invento. El director se permite el lujo de mostrarnos el origen de la máscara y de mostrarnos lo que se intuye en el prólogo de la peli original: una matanza cruda y violenta, fría, a cargo de un demonio que no es más que un niño con muchos problemas tanto físicos como psicológicos. Muy bien. además, el niño con la máscara adulta da un mal rollo que te cagas.

Ahora llega el turno de la segunda parte de la peli, que es como los noventa minutos del Halloween de Carpenter, pero en cincuenta minutos y con ese toque “tan Dimension” tan deja vu y tan decepcionante.

Ya que se molesta en hacer más real al mal durante cincuenta minutos luego resulta que no era necesario, porque el psicópata vuelve a ser un ser sobrenatural por arte de magia, y como ejemplo del peor cine rodado por Zombie hasta ahora pongo la escena de la fuga, mal rodada, mal planteada y solucionada de una forma que, pueden creerme, no llego a ver en ningún momento. Incluso te empieza a molestar el uso que anteriormente el director da de sus habituales congelados y slow motions. Aquí Zombie no traslada el original a zombilandia, es el director el que se adapta a la vieja historia y creo que eso es un problema si buscas darle algo personal a una historia ajena. A mi me siguen dando más miedo Los Renegados que el Myers de Zombie.

Otro crimen es el tercer acto, donde se pasan la mayor parte del metraje de pared en pared, de armario en armario y con sustos del todo a cien, llegando a pensar que los “homenajes” al original (la muerte clavando al chaval pardillo y la sábana, por ejemplo) están incluso, forzados y metidos con calzador.

Y tampoco me convence el empleo de la música original en la película porque le queda frío.

Al igual que la reciente Sleuth, a pesar de que en aquella Branagh se arriesga mucho más que Zombie aquí, se trata de un remake innecesario y bastante descafeinado. Aún así la peli no es una catástrofe gracias a los cincuenta minutos de “prólogo” y a pesar de esta moda tan terrible e innecesaria de tener tres finales en una misma película.

Lo mejor: La primera parte de palícula, casi una peli de Rob Zombie.
Lo peor: El resto de metraje no tiene diferencia alguna con el resto de secuelas del original.
publicado por Kiko de España el 19 octubre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.