Simpática comedia británica con genuino sabor inglés. Chispeantes diálogos, entrañables personajes y alocadas situaciones surgidas por mor de la ingesta de una sustancia alucinógena.

★★★☆☆ Buena

Un funeral de muerte

Simpática comedia con el agradable aroma del genuino cine inglés que prácticamente desapareció con el antiguo y añorado estudio Ealing. Aquí, dado los tiempos que corren, el humor contine abundantes concomitancias erótico-sexuales, además de un par de escenas escatológicas que, francamente, son de lo mejor de la película.

Una película que, en lo que a mi respecta, tarda un poco en entrar en materia, siendo un poquillo sosa al principio. Son las escenas en las que vamos descubriendo a los diversos personajes, muy necesarias para la comprensión
y delectación de lo que sucederá después.

Y es que, a medida que pasan los minutos, va siendo más y más divertida, con momentos descacharrarrantes, hasta llegar a un final sencillamente descojonante. Ello es debido a una buena dirección del estadounidense Frank Oz, que ya tenía experiencia en narrar vicisitudes de gentes poco convencionales, y de un grupo de intérpretes británicos, además del natural de New Jersery Peter Dinklage, que componen sus papeles con sencilla maestría. Desde gente por aquí y por ahora bastante desconocida, hasta ilustres veteranos como Peter Vaughan, como el inefable tío impedido en una silla de ruedas.

Una película con chispeantes diálogos, entrañables personajes y alocadas situaciones surgidas por mor de la ingesta de una sustancia alucinógena. Va de menos a más y al salir el espectador tiene una sonrisa de oreja a oreja. Totalmente recomendable.

Lo mejor: Los últimos quince minutos.
Lo peor: Los primeros veinte minutos.
publicado por Iñaki Bilbao el 16 octubre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.