Cuando lo único resaltable de una película son sus efectos especiales, las tetas y el culo de una actriz y uno (sólo uno) de sus personajes, es que algo va verdaderamente mal.

★☆☆☆☆ Pésima

El Motorista Fantasma (Ghost Rider)

Así se estropea una licencia cojonuda rodando un ladrillazo protagonizado por el hombre ladrillo: Nicolas Cage.

Porque ‘Ghost Rider’ es un verdadero ladrillo de dimensiones considerables. Y es que cuando lo único resaltable de una película son sus efectos especiales, las tetas y el culo de una actriz y uno (SÓLO UNO) de sus personajes, es que algo va verdaderamente mal.

El guión parece que lo haya escrito un niñato pajillero de trece años: el argumento no tiene ni pies ni cabeza, es tan tontorrón y previsible que sólo con ver el cartel ya te puedes imaginar toda la película. Los personajes y, por encima de todos, LOS VILLANOS (si se les puede llamar así, porque parecen sacados de ‘Mistery Men’), son auténticos chistes parlantes y andantes; los actores no ayudan ya que todos ellos parecen estar allí a desgana, tratando de poner alguna cara para convencer de que se están tomando en serio el personaje que tratan de interpretar.

Y esos flashes cutres salchicheros cuando hacen aparición los malos malísimos, pffff…

Por ser, es hasta aburrida. Y además el prota absoluto es Nicolas Cage, garantía de ataques repentinos de vergüenza ajena, al menos por mi parte.

Como he dicho antes, lo único rescatable de esta mediocridad-más-mediocre-que-‘DareDevil’ son sus efectos especiales, el cuerrrrrrrpazo de Eva Mendes, y el mismo motorista fantasma, que es la monda lironda, pero sale poquísimo, convirtiéndose así en uno de los personajes más triste y torpemente desaprovechados de la historia de las adaptaciones del cómic al cine.

Y los que vendrán…
publicado por Rafa Delgado el 18 septiembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.