La historia y toda la trama, está hecha para vender los discos de Duff como rosquillas, y es que no olvidemos que el imperio Duff se alarga no solo a las películas, sino también a los discos e incluso a diverso merchandising de la moza esta.

★☆☆☆☆ Pésima

Escucha mi voz

Empecemos por que Hillary Duff, al igual que Lindsay Lohan, Paris Hilton o en menor medida Britney Spears, me caen como una patada en las narices, asi que, vuelvo a repetir, aprovechando que esta semana me voy a la cama casi con los Lunnis, mi mujer explora (y explota) el género de la comedia romántica en sus más angustiosas vertientes.

Hillary, aqui ejerce de “niña cantante” (mucho antes de esa operación de cara que la ha dejado con un rostro, acojonantemente estirado), recordando en algunos momentos a nuestra patria Marisol, con un argumento teoricamente dramático y donde junto a Hillary destacan, Rita Wilson (mujer de Tom Hanks y productora habitual de infinidad de films) que se debía aburrir en casa, Rebeca DeMornay, que aparcó hace años su figura de dama Sexy del cine (algo asi como Sharon Stone, pero en versión Hippy), David Keith, secundario en infinidad de películas hace aqui de padre de la Duff.

La historia y toda la trama, está hecha para vender los discos de Duff como rosquillas, y es que no olvidemos que el imperio Duff (no hablo de la marca de cerveza de los Simpsons, aunque es irremediable ver el nombre y pensar en Duffman), se alarga no solo a las películas, sino también a los discos e incluso a diverso merchandising de la moza esta.
Lo mejor: La presencia de David Keith, un rostro familiar en infinidad de películas
Lo peor: No soporto a Hillary Duff, ni nada de lo que hace, dice, canta o muestra en pantalla AGHHH!!!
publicado por Rafa Ferrer el 1 septiembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.