En La caja Kovak el ritmo corre un grave peligro, pues hasta en el aparentemente interesante final carece de entretenimiento y acaba siendo, nada más y nada menos que un simple y descarado “”homenaje”” (copia, plagio…) a los thrillers más clásicos.

★★☆☆☆ Mediocre

La Caja Kovak

El principal error de la película de Daniel Monzón es que parece buena, o se cree buena. Ya en el principio se ve esa tremenda capacidad por empezar a contar sucesos (¿extraños o ficticios?)y luego dejarlos en el aire. Y es ahí donde surge el segundo y gravísimo problema: dichos sucesos no están ni bien explicados ni acaban siendo resueltos de manera coerente. Y esto, en una película de intriga, es fundamental que esté bien llevado a cabo.

En La caja Kovak el ritmo corre otro grave peligro, pues hasta en el aparentemente interesante final carece de dicho entretenimiento y acaba siendo, nada más y nada menos que un simple y descarado “homenaje” (copia, plagio…) a los thrillers más clásicos. Es más, este soso desenlace es, contradiciendo a su aparente aspecto, demasiado grandilocuente. Así que suspense poco, final ridículo y, por supuesto, guión espantoso. Destacaría sólo a un Timothy Hutton capaz de entretener al espectador sin resultar vergonzoso y con escenas bastante buenas como la del hospital o la de casa de ese socio. Su compañera, una sosa y agonías Lucía Jiménez, no consigue dar la talla en su primera incursión en una película de habla inglesa. Su actuación resulta cansina, pero opino que esto se lo debe a Monzón, el cual la ha dirigido penosamente. Es uno de esos personajes que acaban cansando al espectador. El resto del reparto se mantiene en la linea de Hutton, pues no son demasiado molestos. Únicamente complementan.

Y es que ya a media película te das cuenta de que esto es una mezcla de películas (muy mal mezclada) y que, no sólo no tiene ni pies ni cabeza, sino que además carece de personalidad. Y sólo hay que ver varias de las secuencias donde en un principio se ha de presenciar ese toque Monzón (disculpen si resulta demasiado ridículo), que, sintiéndolo mucho, unicamente se presencia en una escena (si es que ese es su toque personal): la de la terraza del bar y la caída de la protagonista. Y lo digo por la forma en que está rodada, un plano secuencia “falso” de notable calidad. El resto, decepcionante.

Una mala película capaz de sorprendernos por lo decepcionante que llega a ser, más que nada porque, yo al menos, me esperaba algo mucho mejor. ¡Y es que nunca había visto un final tan incoherente y fallido como éste! Espero que la próxima vez este tal Daniel Monzón sepa lo que hace y que ruede las escenas con un poco de sentido común y, sobretodo, personalidad.
Lo mejor: Timothy Hutton.
Lo peor: su argumento, penoso y sin coherencia.
publicado por Ramón Balcells el 31 agosto, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.