Caótica Ana es una película que hace honor a su título, un viaje caótico y frenético que confunde al espectador, y en el que no se reconoce a Julio Medem por ningún lado.

★★☆☆☆ Mediocre

Caótica Ana

El día en que se confirmaron los preparativos del rodaje de Caótica Ana fue un gran día para el cine español. Recuperábamos a uno de nuestros más grandes creadores, Julio Medem, sumido en una profunda depresión, entre otros motivos, por la salvaje persecución de la que fue objeto por ciertos sectores de la vida política y pública por su documental La Pelota Vasca: La Piel Contra la Piedra.

El cine de Julio Medem es difícil de describir, ya que los elementos simbólicos, poéticos y hasta mágicos, siempre han estado muy presentes en sus películas. Pero Caótica Ana se sitúa a un paso más allá. La historia cuenta la vida de Ana (Manuela Vellés), una joven artista que llega a Madrid para poder hacer realidad sus sueños. Sin embargo, Ana guarda un poder, un peligro oculto en su subconsciente que en su pacífica vida en Ibiza pudo reprimir, pero que ahora está saliendo a flote. Julio Medem es uno de los autores más personales del cine español, y para entender sus obras y apreciarlas, hay que dejarse llevar por su historia y sus personajes. Con Caótica Ana no pasa lo mismo, por más que el espectador ponga de su parte, es imposible llegar a conectar con los personajes ni mucho menos con el viaje de la protagonista, Ana y su caos. A medida que va avanzando el film, el viaje se transforma en una caída libre frenética que arrastra al público a lugares insospechados, en los que nada tiene sentido.

Toda la cinta está repleta de símbolos y metáforas, pero que en esta ocasión rizan el rizo de tal manera que nadie es capaz de aceptarlas ni mucho menos comprenderlas. Toda la película está narrada a través de una cuenta atrás, que hace sentir al público como si fuera el protagonista de un mal sueño del que quiere despertar lo antes posible. En ningún momento se reconoce el estilo de Julio Medem, con un ambiente oscuro y asfixiante, con algunas secuencias realmente desagradables e impropias del cineasta donostiarra. Lo que sí abundan son los guiños a trabajos anteriores, como Lucía y el Sexo, o a directores como John Ford. Por su parte, Manuela Vellés realiza un trabajo muy natural, aunque no puede ocultar su clarísima carencia de dotes interpretativas.

Caótica Ana es una película que hace honor a su título, un viaje caótico y frenético que confunde al espectador, y en el que no se reconoce a Julio Medem por ningún lado. Se trata de un viaje muy íntimo y personal para el director vasco, seguramente muy necesario, y del que esperamos salga fortalecido para poder afrontar sus próximos proyectos.
Lo mejor: Que Julio Medem haya vuelto a escribir y dirigir
Lo peor: Que lo que ha escrito y dirigido es un film demasiado personal y marcado por influencias externas
publicado por Francisco Bellón el 24 agosto, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.