Es sobria, seria en la exposición de la actual situación de los kurdos, y no se pierde tampoco en subtramas innecesarias. Impresionantes paisajes.

★★★☆☆ Buena

Media luna

Interesante película de Bahman Ghobadi, que ya ganó la Concha de Oro a la mejor película en el Festival de Donostia del 2004 con su terrible y bella “Las tortugas pueden volar”.
Aquí narra una historia situada en la frontera del Kurdistán iraquí, poco después de la caída de Saddam Hussein.

Es interesante de principio a fin, aunque el ritmo sea sumamente irregular, con una primera hora francamente buena y bonita, seguida de otra, donde las alegorías y simbolismos se imponen a la hasta entonces lineas narración.Se nota que le sobran como 15 minutos o así, pudiéndose haber eliminado alguna escena repetitiva (los sueños o visiones del protagonista).

Pero es una película, en líneas generales, amena, con entrañables personajes, agradecido humor (sobre todo a cargo del impagable conductor del autobús), y no aburre nunca.

Es sobria, seria en la exposición de la actual situación de los kurdos, y no se pierde tampoco en subtramas innecesarias.Impresionantes paisajes.
Lo mejor: Su historia, profundamente humana.
Lo peor: Sus sub-tramas, que lastran el ritmo.
publicado por Iñaki Bilbao el 8 agosto, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.