Trasladar un libro de ochocientas páginas a la pantalla es una tarea casi imposible y con La Orden del Fénix no lo han conseguido. Aunque suene extraño, en esta nueva entrega de Potter se han dejado la magia en el libro.

★★☆☆☆ Mediocre

Harry Potter y la orden del Fénix

Cinco películas en seis años. Los mismos protagonistas, las mismas rutinas y una estructura casi calcada. Es casi una paradoja, pero lo cierto es que las películas de Harry Potter cada vez tienen menos magia. De esta quinta entrega podemos rescatar algunas escenas, pero en conjunto no parece una gran película, ni para los lectores del niño mago, ni para los que sólo lo conocen a través del cine. Lo que mantiene el interés en las novelas de Harry Potter no es lo anecdótico en cada volumen (todos sabíamos que Voldemort resurgiría y todos esperamos el gran combate final entre Potter y su némesis). Lo que realmente engancha al lector es el crecimiento de los personajes, la evolución a través de los años y la posibilidad que esto le brinda de conocerlos mejor. Si no fuera por esto, estoy seguro de que esos tochos de más de quinientas páginas se quedarían en las librerías cogiendo polvo. El problema es que en una película de algo más de dos horas es casi obligación centrarse en lo anecdótico, que al fin y al cabo es lo que hace avanzar la saga, en detrimento de lo que realmente funciona en los libros.

La única evolución que apreciamos en los personajes es que están todos más creciditos y que tienen las hormonas algo revueltas, pero poco más. Mientras que a través de los libros el lector puede conocer las motivaciones de los protagonistas, en la pantalla es imposible saber que es lo que los mueve. Y a estas alturas de la saga, las cosas se han complicado tanto que es difícil entender que es lo que está pasando sin todas esas referencias que se han quedado en el papel. Al final, todo es un gran esbozo de lo que el libro ofrece y supongo que no es sólo culpa de los guionistas, es que quizás sea una tarea imposible. El caso es que en pantalla La Orden del Fénix no funciona y la historia se hace aburrida, inconexa y repetitiva. Ni los más pequeños pueden soportar un ritmo cansino que se limita a dar pinceladas aquí y allá, ofreciendo tan sólo unas cuantas escenas más o menos espectaculares de camino a un desquiciante final, que han resuelto en cinco minutos.

Otro problema añadido es que los actores que contrataron hace seis años porque eran graciosos ante la cámara han evolucionado de forma diferente. Ahora algunos están a la altura y otros son simplemente malos. Sin embargo, la selección de nuevos actores si que es acertada y tanto Imelda Stauton, en el papel de Dolores Umbridge, como Evanna Lynch, dando vida a la encantadora Luna Lovegood, están realmente bien, hasta el punto de dejar a la vista las carencias del resto.

En definitiva, Harry Potter y La Orden del Fénix resulta bastante mediocre y a lo más que aspira es a ser entretenida en algunos momentos. A estas alturas supongo que es tarde para cambiar algunos actores, y quizás tendrían que haberlo hecho hace un par de películas. Lo que si hay que reconocer es que, con la riqueza en detalles importantes que tienen una novela de más de ochocientas páginas, es prácticamente imposible trasladar a la pantalla toda la magia de Harry Potter. Y eso, cuando el protagonista es un mago, es algo imperdonable.
Lo mejor: Las interpretaciones de Imelda Stauton y Evanna Lynch. Los últimos diez minutos, aunque apresurados, son lo mejor de la película.
Lo peor: Algunos de los protagonistas han crecido en altura pero no como actores. El guión es un collage de lo que ocurre en un libro que posiblemente no haya forma de llevarlo a la pantalla con éxito.
publicado por Taliesin el 22 julio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.