Se consume tan rápido como el cartón de palomitas mediano. Incluso en una sesión de cine de terraza, con los precios a la mitad y la posibilidad de ver dos seguidas, esta película es perfecta.

★★☆☆☆ Mediocre

¿Quién dijo que este verano no había mutantes?. Tras disfrutar/penar con ‘Spiderman 3′, y a la espera de que en dos semanas se acerquen por aquí ‘Los 4 Fantásticos’ con su secuela, se produce la sorpresa de entretiempo: Nicolas Cage, alias el visionario. Le ha cogido el gusto a esto de los poderes…y ya de paso a la cara de insulso en sus papeles. ‘Next’ no es una película: es un relato corto con la duración justa, y con unos actores que hacen lo que pueden para que no se convierta en el mayor bodrio del 2.007. La cosa no daba más de los 88 minutos que dura la cinta.

Lee Tamahori ha olvidado ya la estética de cine que imprimió a su mejor obra, ‘Mullholland Falls’, para centrarse en las peores de sus maneras, repetidas como churros en ‘Muere otro día’ o ‘XxX 2′. Con una base tan sólida como un relato de 1.954 de Philip K. Dick (’The Golden Man’), y cuya obra tan prolífica ha dado maravillas como ‘Blade Runner’ o la semi-decente ‘Minority Report’, el director ha debido toparse esta vez con el peor de sus enemigos, el típico guionista de Hollywood que adapta y destroza una idea que parecía bastante consistente con una manía que se está convirtiendo en un clásico de nuestros tiempos: suplir los fallos de guión con una sucesión de escenas de acción aderezadas con lo último en efectos digitales. Voilá, ya tenemos la película para estrenarla.

La premisa principal es ¿qué harías si supieras lo que te va a pasar en los siguientes dos minutos?. A mí no me serviría de mucho, pero a Chris Johnson (Cage), un mago de Las Vegas, le da para ser toda una pieza de caza deseada por una superagente de Seguridad Nacional (Moore), y unos terroristas algo desorganizados. Tras una secuencia más que estúpida que nos presenta los poderes del sujeto en cuestión y provoca la alerta ilógica de los federales, lo siguiente es la carrera contrarreloj para detener a un grupo de villanos que, tras robar una bomba nuclear, pretende arrasar con todo, y que de paso también quieren apresar al protagonista no sé muy bien por qué. Entre medio de todo, Johnson inicia una relación más que innecesaria con una chica, Liz (Jessica Biel), que quedará atrapada en todo el meollo y servirá como insultante trozo de carne canjeable.

Lo (único) a destacar de todo, las escenas donde Cage esquiva balas, da esquinazo a los agentes que lo acechan, o provoca auténticas avalanchas donde se zafa controladamente por milímetros y que sirven para entorpecer al resto de sus perseguidores. Los poderes de predicción que inicialmente muestra Johnson dan para mucho y esa ‘visión de futuro’ que sólo abarca dos minutos son un don mejor que volar, ser invulnerable o unos buenos rayos X que atraviesen la ropa de Biel. Como un buen Bond, Cage termina por guiar a los buenos hacia la eliminación de los terroristas en un recorrido por unos almacenes que son de lo más entretenido en el film…y aquí se acabó todo lo positivo, el resto es para olvidar.

Si pedís una explicación sobre los poderes del protagonista, no la tendréis. Si queréis una explicación de la obsesión de Seguridad Nacional por Johnson, no la tendréis. Si queréis una explicación de la idoneidad de comenzar una relación amorosa cuando estás en busqueda y captura, no la tendréis. Incluso, si queréis una explicación de por qué Liz alerta a Johnson de las intenciones de los federales cuando éstos le han contado que es un delincuente y lo conoce de un día, no la vais a encontrar. Y si queréis una explicación para uno de los finales más petardos de todo este año, yo no la tengo.

Y qué decir de Nicolas Cage. Este hombre comienza a ser un clásico en nuestra lista de ‘lo peor de lo peor’. Su elección de trabajos en estos últimos años es desafortunada o al menos de merecida reprimenda, porque digo yo ¿se leerá los guiones antes de firmar?. Otra vez la cara de cartón en las situaciones de acción, otra vez las mismas maneras y otra vez su cara de perrito faldero en las escenas con chica compartiendo plano. Ya empiezo a temblar cada vez que se presenta una película con Cage como protagonista, y eso no es nada bueno. Julianne Moore tampoco es que firme su mejor trabajo, pero hasta haciéndolo regular supera en creces a Cage en las escenas que comparten. Biel es una mera cara bonita en toda la historia, y ya que había que incluir escenas con una chica de buen ver, qué mejor que ella.

Si no hay más remedio y no estáis para echar dos horas en el cine, ‘Next’ se consume tan rápido como el cartón de palomitas mediano. Incluso en una sesión de cine de terraza, con los precios a la mitad y la posibilidad de ver dos seguidas, esta película es perfecta. Si no, absténganse de semejante pérdida de hora y media escasa de su vida y esperen que en tres meses saldrá en DVD.
publicado por Bloody Will el 19 julio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.