Harry Potter ha perdido el sentido del humor y, al mismo tiempo, ese arte casi mágico que enganchó a millones de espectadores de todas las edades. Hay que animar a este chico que se está haciendo mayor a marchas forzadas, aunque sea a base de Prozac

★★★☆☆ Buena

Harry Potter y la orden del Fénix

Harry Potter está deprimido. Y su guionista también. O, al menos, esa es la impresión que obtuve tras ver Harry Potter y la Orden del Fénix, la quinta, y por el momento, última entrega cinematográfica del personaje creado por la escritora de literatura infantil J. K. Rowling y que se estrena mañana en las pantallas españolas.

Voldemort ha regresado de entre las tinieblas, mientras Potter -por utilizar la magia fuera de la Escuela Hogwarts de Magia y Hechicería, en defensa de su odioso primo Dudley- puede ser castigado con la posible expulsión del centro. Los malos rollos se instalan en su cabeza: la muerte de un compañero de estudios; el recuerdo de sus padres asesinados; la sed de venganza y el desprecio personal al que se ve sometido por el director Hogwarts, tras haberle readmitido éste en su academia, harán que se convierta en un ser triste, gris y solitario.

David Yates, el director, se enfrenta por vez primera al universo de Potter y compañía. Y lo hace de manera pesarosa, un poco amparándose en ese abatimiento que marca al propio Harry Potter. La película, aparte de poseer un ritmo alarmantemente lento, resulta confusa y mal narrada en muchos de sus pasajes. Su falta de consistencia en el guión, hace que se vea dotada de un buen número de personajes en nada desarrollados e innecesarios. Un buen ejemplo de ello es lo que ocurre con la fantasmagórica presencia de Helena Bonham Carter la cual, dando vida a la tentadora y malvada Beatriz Lestrange, parece metida a presión en la historia con la única intención de contar con otro famosillo para dar un poco más de brillantez a sus, ya de por sí, lujosos créditos. Cosas del marketing y de la taquilla, digo yo.

A Harry Potter y la Orden del Fénix le cuesta muchísimo arrancar. Y, cuando lo consigue, se queda a medias tintas. Toda la (teórica) tensión que va acumulando a lo largo de su metraje, explosiona en sus últimos veinte minutos de proyección. Es innegable que, en ese momento, la cinta adquiere un calibre más vibrante e interesante pero, a pesar de intentar remontar esa pesadez narrativa con la ha ido desarrollándose, las situaciones de acción que ofrece en su punto culminante, siguen siendo oscuras y con poca fuerza.

Si algo positivo tiene este capítulo, se localiza en la buena intención de romper un tanto con el clásico esquema argumental definido por los cuatro títulos anteriores. De hecho, la cinta se inicia y finaliza en la ciudad y los subsuelos de Londres, dándole menos protagonismo al ya familiar recinto de la Escuela Hogwarts, lugar en el que se desarrolla la parte central (y más pesarosa) de la misma.

Un prólogo espléndido y prometedor, filmado al aire libre y mediante un tono muy cercano al del cine de Steven Spielberg; una maravillosa y muy visual escena en el interior de una gigantesca y ensombrecida estancia, plagada de estanterías llenas de bolas de cristal, y la delirante presencia de una inmejorable Imelda Stanton en el rol de una patética mujer con ansias dictatoriales, es lo más remarcable de un trabajo que denota el cansancio de una serie a la que aún le faltan dos capítulos por realizar.

Harry Potter ha perdido el sentido del humor y, al mismo tiempo, ese arte casi mágico que enganchó a millones de espectadores de todas las edades. Hay que animar a este chico que se está haciendo mayor a marchas forzadas, aunque sea a base de Prozac o similares. Una visita al psiquiatra no le iría nada mal. Alguien tiene que sacarle del pozo en el que se ha hundido. Y, a buen seguro, siempre que se logre, ganaremos todos de cara a próximos títulos.
publicado por Antoni Messa el 12 julio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.