Suspiros del Corazón parte de una buena premisa que desgraciadamente no se ha sabido plasmar ni desarrollar adecuadamente en la película, haciéndola previsible y ligeramente aburrida.

★★☆☆☆ Mediocre

Suspiros del Corazón

En la actualidad, un gran número de las comedias del Hollywood de los años cuarenta y cincuenta nos resultan realmente entrañables por la ingenuidad que las caracterizaba. Sí, de acuerdo, en la mayoría de casos esa ingenuidad formaba parte de una gran campaña de publicidad: había que mostrar el sueño americano sin un atisbo de sordidez, corrupción o vicio. Un claro exponente es el gran Frank Capra.

Con Suspiros del Corazón, Enrique Gabriel retoma intencionadamente el camino que marcaron aquellos clásicos a través de una fábula moderna y utópica. Fernando Valbuena de Montijos (Roger Coma) es un joven y prometedor empresario que está a punto de cerrar el mejor negocio de su vida, pero ésta se trastoca completamente cuando ve que todas las predicciones de su horóscopo se cumplen, y acude a su vecino (Alejandro Awada) en busca de consejo. Finalmente, Fernando buscará desesperadamente la editorial de la revista para conseguir su próximo horóscopo antes de cerrar el contrato. Enrique Gabriel plantea la película como un homenaje a una revista de fotonovelas (la publicación Idilio) que realmente existió en el Buenos Aires de los años cincuenta, así como a algunas de las personas que la hicieron posible. Suspiros del Corazón tiene un arranque prometedor, pero poco a poco la historia va perdiendo fuelle. Se trata de un nuevo ejemplo de algo muy abundante en el cine, una buena idea inicial que no se ha sabido desarrollar ni plasmar en un buen film. A Enrique Gabriel además se le ha ido la mano con la ingenuidad, y ha terminado por convertir a la cinta en un pastel empalagoso no apto para diabéticos. Tiene altibajos en el ritmo, y hay alguna escena que otra que llega a provocar vergüenza ajena, como el enfrentamiento entre los dos viejos combatientes exiliados, uno italiano y otro español. Las interpretaciones son en general correctas, aunque destacan dos, desgraciadamente por diferentes motivos: mientras que a Roger Coma se le ve forzado en todo momento, a la debutante María Dupláa se la ve con soltura, realizando un interpretación muy natural y fresca.

Suspiros del Corazón parte de una buena premisa que desgraciadamente no se ha sabido plasmar ni desarrollar adecuadamente en la película, haciéndola previsible y ligeramente aburrida.
Lo mejor: María Dupláa
Lo peor: No saber plasmar adecuadamente una buena idea
publicado por Francisco Bellón el 5 julio, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.