Está claro que las intenciones son muy buenas, aunque papaíto Lawrence debería darle algunas lecciones a su hijo antes de embarcarse en un segundo título. A buen seguro, todos saldríamos ganando.

★★☆☆☆ Mediocre

Entre Mujeres es la ópera prima de Jon Kasdan, hijo del reputado director y guionista Lawrence Kasdan; un inconsistente trabajo que recoge muy poco de la sabiduría cinematográfica de su padre ya que, en su debut, aparte de tratar un tema demasiado manido en otros títulos similares, muestra poseer muy poco nervio narrativo y cierta incapacidad para hilvanar un argumento mínimamente atractivo y con gancho.

Bajo su falsa apariencia de cine de autor, Entre Mujeres es una especie de insulso telefilme de sobremesa en el que se narra el despertar a la vida de un joven guionista de 27 años quien, abandonado por su novia y cansado de trabajar para subproductos televisivos de tres al cuarto, decide alejarse de su ámbito habitual para refugiarse, durante una larga temporada, en casa de su abuela, la cual empieza a detonar numerosos problemas de memoria. Allí, mientras dedica parte de su tiempo a cuidar de ella, iniciará la escritura del libro que siempre ansió y entablará una desigual relación con las féminas de la familia de la casa de enfrente: una mujer madura, insatisfecha en su matrimonio, y sus dos hijas: una guapa adolescente y una pequeña precoz.

El guión, escrito por el propio realizador, apuesta por un tono realista, pero la precipitación y previsibilidad de cuanto expone, la poca entidad de su protagonista masculino (un descafeinado Adam Brody) y esa sensación de vacío final que deja en el espectador, hacen olvidar incluso las perfectas interpretaciones de una atípica Meg Ryan y de una excelente y divertida Olympia Dukakis quien, dando vida a una anciana senil, se alza como lo mejor del estereotipado producto.

En definitiva, ésta es una nueva y fallida aproximación a ese aire de desengaño familiar y colectivo que Sam Mendes plasmó, a las mil maravillas, en su magistral American Beauty. Está claro que las intenciones son muy buenas, aunque papaíto Lawrence debería darle algunas lecciones a su hijo antes de embarcarse en un segundo título. A buen seguro, todos saldríamos ganando.
publicado por Antoni Messa el 27 junio, 2007

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.