Una película desconcertante, difícil de calificar, pero por momentos muy interesante de ver y de intentar entender. Takeshis no es, ni de lejos, una película redonda, pero puede que eso sea lo último que busque.

★★★☆☆ Buena

Es muy difícil hacer una crítica sobre una película como esta. Más difícil es posicionarse a favor o en contra, aunque supongo que, dentro de sus espectadores, habrá tanto entusiasmados como decepcionados o irritados. También he de decir, antes de pasar a dar más detalles sobre la película, que, el que esto escribe, no es demasiado conocedor del cine del señor Kitano. De su faceta como director tan solo he visto la correcta Brother, la muy decepcionante y aburrida Zatoichi (si, ya se que algunos pensaran que me he vuelto loco) y ahora este Takeshis, que no parece ser precisamente la opción más adecuada para alguien poco dado al cine de este hombre, pues es una propuesta muy personal y arriesgada. Aun así, pese a tener varios defectos, en líneas generales se puede decir que me ha convencido, aunque sin excesos. Su principal error, desde mi punto de vista, es uno en el suelen caer muchas películas de autor orientales: el tedio. Y es que la falta de ritmo, y la tendencia a alargar más de la cuenta determinadas tramas, hace que, películas que podían haber sido mucho mejores, se queden tan solo dentro de lo correcto o incluso a veces ni eso.

Takeshis se salva por su carácter hipnótico en gran parte del extraño recorrido onírico por el que el mismo Kitano, dividido en dos, nos hace recorrer distintas sensaciones. Sin un genero definido, salvo la propia obra de autor de un discutido genio del celuloide ya afianzado de sobra en la industria festivalera, Takeshis es la muestra palpable de cómo el cine es muchas veces el instrumento que usa su creador para contarnos sus ideas, alegrías o frustraciones. Y es eso de lo que trata en realidad la película que nos ocupa: de la alterada cabeza del Kitano triunfador, estrella de cine y autor consagrado que hace lo que le da la gana, y el Kitano hundido, vació, inquieto por crear y ser reconocido donde no lo es, aunque su carácter termina siendo destructivo, pues su cine, para muchos, es imposible.

Una película desconcertante, difícil de calificar, pero por momentos muy interesante de ver y de intentar entender. Takeshis no es, ni de lejos, una película redonda, pero puede que eso sea lo último que busque.
publicado por JohnTrent el 22 junio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.