Un film redondo, agradable, con final ambiguo y un leve gusto a poco -con un pequeño guiño a Forrest Gump en el medio y todo-. Spielberg está para mucho, mucho más. De digestión rápida y de un olvido al mismo ritmo.

★★★☆☆ Buena

Atrápame si puedes

Spielberg nos entrega puntualmente lo que promete, desde siempre. Películas/fábulas con reminiscencias de su propia niñez, plenas de fantasía y ritmo, ágiles, no excentas de la acostumbrada moraleja y también, no se puede ser perfecto, finales recargados a la mejor manera Disney.

Después de dos intentos más serios y kubrickianos como A.I. y SMinority Report, con las mismas fallas y características antes descritas, nos encontramos con una comedia de tono ligero, lograda sí, pero al fin una producción menor dentro de la filmografía de un director que se hace de un tono más grave para dejarnos ver su mejor cine, como en el caso de las espléndidas El Imperio del sol y La Lista de Schindler, dos de sus mejores obras.

Esta comedia dramática -más lo primero que lo segundo- comienza con el fin de la familia de Frank jr., pasando de rico a pobre en un segundo, cargando con la separación de sus padres (analogía con el propio director) y la difícil decisión de optar por uno u otro. La única salida parece ser la huída y el tomar diversas personalidades -piloto, médico, abogado- falsificar cheques por cuatro millones de dólares y tratar de evadir, lo más lejos posible, los problemas afectivos propios, como queda claro en los encuentros furtivos con su padre (un esta vez solo correcto Christhoper Walken).

Todo sostenido bajo el conocido rótulo de basado en una historia real, adaptación de un libro de los 80′ del verdadero Abagnale, estafador condenado por el FBI y ahora devenido estrella. Los personajes son caros al estilo del director, seres queribles, tanto el estafador Frank Abagnale jr. (Leonardo Di Caprio) como el detective que lo persigue Carl Hanratty (un adormecido Tom Hanks). Este “suplanta” la relación paterna del protagonista, llegando al límite de necesitarlo a pesar de sus diferencias como en las reiteradas llamadas navideñas.

Tanto Atrápame si puedes como Pandillas de New York confirman la repentina madurez de Di Caprio, convirtiéndose ya en un buen actor dramático aunque sería justo remarcar, anteriores ya buenos trabajos como en ¿A quién ama a Gilbert Grape?, Reencuentro, Celebrity y hasta en la malograda Titanic.

Un film redondo, agradable, con final ambiguo y un leve gusto a poco -con un pequeño guiño a Forrest Gump en el medio y todo-. Spielberg está para mucho, mucho más. De digestión rápida y de un olvido al mismo ritmo.
publicado por JLO el 2 junio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.