Una película que huye de la línea habitual en el cine español, pero que lo hace recurriendo a un argumento repetitivo y falto de chispa.

★★☆☆☆ Mediocre

Trastorno

Trastorno es una de esas películas españolas que se caracterizan por huir de la línea habitual del cine patrio, que siempre ha tendido a abusar de la comedia y la tensión sexual permanente. En este caso, se ha trabajado el aspecto psicológico de los personajes y de los escenarios, dotando al filme de un ambiente más característico de otras latitudes, pero igualmente correcto.

No es que el argumento sea muy original ni esté desarrollado con especial brillantez, pero una interpretación bastante correcta de su elenco, sobre todo de la habitualmente desaprovechada Ingrid Rubio, y un buen trabajo de producción, consiguen que el resultado final haya sido aceptable, aunque particularmente he echado en falta un ritmo más vivo y un pelín más de complejidad en la trama, que quizás habría ganado enteros con la introducción de algún giro o sorpresa que no la hiciera tan previsible como resulta ser.

Fernando Cámara dirigió en 1997 Memorias del Ángel Caído, una película que ya indagaba en esta línea pero a la que se le añadía un toque sobrenatural y una incertidumbre que a mi entender, la convertían en una producción bastante más interesante que la que nos ocupa.

En cualquier caso, Trastorno merece dedicarle un rato, pero no en el cine, donde no creo que vuelva a proyectarse, sino en el sillón de casa y con un gin-tonic y un paquete de pipas para pasar el rato.
Lo mejor: Explora otras vertientes del cine diferentes a las habituales en España.
Lo peor: Su argumento es repetitivo y le falta ritmo.
publicado por Oscar Cantero el 11 mayo, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.