Curioso filme de intriga que merecía mejor suerte. Inteligente, aunque bastante extraña película de intriga. Es en realidad una comedia, aunque no haga demasiada gracia.

★★★☆☆ Buena

Demasiados secretos para un hombre sólo

“Un psiquiatra es contratado para tratar al mismísimo Presidente de los Estados Unidos. El acepta pues es un reto, pero poco a poco comprueba que dicho trabajo le quita toda la libertad que poseía. Ante esto, decide escapar. Pero tanto la C.I.A., como el F.B.I. y las potencias extranjeras desean capturarle o matarle, antes de qu rebele los secretos que le ha contado el Presidente”.

Inteligente, aunque bastante extraña película de intriga. Es en realidad una comedia, aunque no haga demasiada gracia. Con todo, la historia tiene posibilidades, y James Coburn lo hace muy bien.
Pero en conjunto, la cinta no es nada del otro jueves.
La crítica siempre ha dicho de este filme que posee un final insospechado y delirante. Lo primero es cierto, pero de lo segundo mejor no hablar.
Pero aspectos técnicos, como la puesta en escena, con una acertada iluminación y montaje de sonido, así como la dirección artística, son estimables y tienen una pátina de originalidad. Al menos se apartan de lo normal, hasta entonces.

Una película que podría haber estado mejor, pero que, por lo menos, trata de aportar algo novedoso al cine de intriga política.
Lo mejor: James Coburn y la iluminación.
Lo peor: Que no logra trascender, que creo pretende.
publicado por Iñaki Bilbao el 11 mayo, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.