Película falsa, hipócrita y moralista que necesitará mucho la gente del norte después del 11/09, pero aquí hace que se alarguen los minutos y se acorte la paciencia, con una insufrible película de guerra más.

★★☆☆☆ Mediocre

Fuimos soldados

Film bélico que describe sobre la base de hechos reales, el liderazgo del coronel Hal Moore (Mel Gibson) al frente de su tropa, enviada a Vietnam a cumplir una misión kamikaze, intercalándolo con las relaciones familiares de éstos y su pesar.

Su director, Randall Wallace (Corazón Valiente, Pearl Harbor) trata de mostrarnos la faceta más humana de la guerra -si es que hay alguna- junto a la relaciones entre los soldados y su entorno sin privarse de las escenas sangrientas de combate (que no están mal pero no son gran cosa), y de los innumerables golpes bajos con que cuentan las más de dos horas de esta película.

Todos son valientes, todos son buenos, todos son grandes soldados; todos estereotipos de personajes ya mostrados mil veces y en demasía, estos últimos años (El soldado Ryan, La caída del Halcón Negro, Códigos de Guerra).

Lo más logrado es la mirada que se hace del coronel vietnamita, paralela a la del coronel Moore, reflejando sus similitudes sabiendo que son los dos la cara de una misma moneda. Aunque en verdad, si uno hace memoria y recuerda el retrato y perfil humano de los reclutas de Nacido para matar mostrado por Kubrick, o más acá, el lirismo de La Delgada Línea Roja de Terrence Mallick, ésto deja de ser original para convertirse en una mirada de manual de colegio.

Otro caso es el de Mel Gibson. Siendo un fanático conservador puritano en la vida real, elige (¿o impone?) papeles con una fuerte connotación religiosa (Señales) que ya en éstos momentos comienza a cansar.

Con todos los elementos trillados del género y exagerados hasta la exasperación: muere primero el negro, luego el reciente padre, la banderita yanki flameando en primer plano cada veinte minutos, con final obvio, chato y sensiblero, frases del estilo: “Díganle a mi mujer que la amo” -por supuesto, un segundo antes de morir-, hacen de ésta, una película falsa, hipócrita y moralista que necesitará mucho la gente del norte después del 11/09, pero aquí hace que se alarguen los minutos y se acorte la paciencia, con una insufrible película de guerra más.
publicado por JLO el 6 mayo, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.